domingo, 10 de abril de 2011

DESDE MI TORRE: EN NOMBRE DE LA REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA


En este país de nuestras culpas y pecados, los políticos se inventan cada día más frases que los grandes literatos de nuestro Siglo de Oro. Lástima que unas las fabriquen para lustre y boato de sus propios quehaceres, otras para colocar tras ellas a conocidos, familiares y miembros del partido, y la mayoría para tratar de tapar en la farragosidad de los términos los desmanes, chanchullos, robos y acciones de nepotismo que llevan cometiendo desde hace más de tres décadas.

Me hace maldita gracia cuando hablan de la "regeneración democrática", porque es clara señal de que la democracia la han degenerado ellos mismos, sirviendo a sus intereses particulares y no a los del pueblo a los que dicen, con el mayor de los descaros, servir. Ya me dirán qué degeneración contra el sistema puede acarrear el resto de los ciudadanos, atados de pie y manos, clavados a impuestos por la mala gobernabilidad y soportando estoicamente la indecencia de la clase gobernante y  las muchas acusaciones de corrupción sin que pase nada, sin que nadie tenga la vergüenza política de dimitir...

Andalucía está que arde en estos días. Treinta años de nada dijo el periodista Francisco Rosell en su libro sobre Manuel Chaves. Pero ahora habría que aumentar al título de inactividad el de treinta años de corruptelas, propiciadas y amparadas por el nuevo "régimen", engaños continuos a los votantes, malversación de caudales públicos, nepotismo continuado, falsos juramentos..., y sigan añadiendo lo que crean conveniente, que en todo acertarán. Estos señores, que dijeron ser nuestros salvadores, se han convertido en nuestros verdugos, quitándonos en principio, con sus ejemplos, la fe y la esperanza en las instituciones y en aquellos que, como ellos, las representan.

Sucedió lo de la hija de este anterior Presidente de la Junta de Andalucía y, ahora, vicepresidente de nada. Esa subvención de 10 millones de euros a su pupila estaba dentro del marco de la mayor legalidad. Ahora sucede lo de su hijo Iván. Y esas concesiones nos dice que son de lo más normal, y que para nada se ha incurrido en delito alguno, aunque él cambiase algunas leyes, antes de marcharse a los madriles, para favorecer el negocio de su querido hijo. Pero, para salvar la ropa -y en parte la honorabilidad del partido- le echa la culpa al PP. Ellos han tenido la culpa por airear las basuras de su familia. A esto, aquí y en Filipinas, se le debe llamar desvergüenza, pero es palabra que ni han inventado ellos ni sabrían leer en Cervantes, en Quevedo o en Lope. Como tampoco saben leer -lagarto, lagarto- la palabra cárcel que debe conllevar estos desmanes, tan repetidos en el tiempo.

Andalucía, con epicentro en Sevilla, vuelve a ser la Sevilla de Rinconete y Cortadillo, la de la escuela de Monipodio, la de la picaresca universal que tan extremadamente bien cantasen el Príncipe de las Letras en sus novelas ejemplares y Mateo Alemán en su Guzmán de Alfarache. Si don Miguel hubiese conocido el caso de los ERES, las farfollas de Chaves, las ventas fraudulentas en Mercasevilla y las mariscadas de Rodrigo Torrijos, la prepotencia chulesca de Monteseirín, o la afición nazi del Delegado de Economía y Empleo, Carlos Vázquez, seguro que su célebre "Quijote" hubiera abultado más de diez tomos.

Estos señores son los que nos iban a salvar. Ellos son los legítimos representantes de "cien años de honradez" y de la hoz y el martillo que recibieron como herencia garantista..., y lo único que han hecho es salvarse ellos. Y hasta de la quema se salvan. De nada sirven los códigos éticos, de nada las imputaciones, de nada que la sociedad se de cuenta de que se lo están llevando por la cara. Todos son honrados, inocentes. Hasta Rubalcaba es capaz de poner la mano en el fuego negando las evidencias de Chaves. Y el propio Torrijos dice que no dimite porque su inocencia es manifiesta. Cada vez que los pillan en un renuncio dicen que son los primeros en colaborar con la justicia cuando a la propia jueza Alaya le ha costado la misma vida que presente el PSOE las actas que se le pidieron.

¡Justicia, señor, pero por mi casa no! Creo que en nombre de la regeneración democrática lo que deberían hacer todos es dimitir hasta que la norma de chanchullos y atropellos desaparezca por completo. Es inadmisible que aquellos que nos gobiernan estén más veces imputados por la justicia que cualquier colectivo de nuestro país.


8 comentarios:

  1. ... y el Pepé incluyendo en sus listas a imputados... ¡Qué maravilla de clase política!

    ResponderEliminar
  2. No hay por donde cogerlos. A ninguno.

    ResponderEliminar
  3. ¡Revolución Social, YA!.¡Acabemos con su negocio!,¡Urnas vacías!.¡Una tienda sin clientes acaba cerrando!.¡Mejor sin gobierno que gobernados por estafadores y sinvergüenzas!.

    ResponderEliminar
  4. Igual que ellos son inteligentes para salvar su hacienda, nosotros debemos serlo con nuestro voto: analizar pacientemente antes de votar es la mejor revolución.

    ResponderEliminar
  5. Al final sólo votarán los que van con las banderitas a los mítines y aplauden a sus generosos y simpáticos jefes...

    ResponderEliminar
  6. Esos son siempre los que votan. Creo que a mí, esta vez, no me van a coger.

    ResponderEliminar
  7. WWW.INFOCONTINENTAL.COM

    A dia de hoy tenemos la toda la casta politica podrida, mires donde mires solo ves robos, estafas, mentiras... Un dia u otro debe acabar.

    ResponderEliminar
  8. Esperemos que se acabe por el bien de todos, pero, muy especialmente, por el bien de la democracia. Jamás he visto tanta podredumbre política y tanto descaro.

    ResponderEliminar