viernes, 28 de mayo de 2010

PAULINO GONZÁLEZ JIMÉNEZ: VALS

VALS

Labios de corazón. Chaquetas blancas.
Colgaduras. Banderas. Farolillos.
Por sus cuatro costados la caseta
se abre a cuatro horizontes de abanicos.

Pregones y silbidos. Humaredas.
Lentejuelas, crespones, lazos, moñas
columpian su esplendor en una nube
entre olores de anís, sudor y nardo.

En el acordeón un vals marchito
agoniza y revive entre estertores,
resoplidos y estruendo de charanga.

Es el vals de las olas. Vals eterno
que las parejas aun valsan y valsan
en la vieja caseta del recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada