miércoles, 13 de febrero de 2013

DESDE MI TORRE: APROVECHANDO QUE EL PISUERGA...


Es una frase antigua que se utiliza cuando alguien quiere cambiar de conversación para meter la suya propia, aunque no venga a cuento. "-Por cierto, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid...", y allí que te cambiaba el tío en un segundo el tema como un hábil prestidigitador de la palabra. Pero también esta frase tiene otras acepciones aún más modernas. Como la célebre expresión del "yaque", cuando uno se mete en obras: ya que nos hemos metido con el cuarto de baño, ya que hemos tirado la cocina, ya que la escayola está un poco antigua..., la misma continuidad tiene este Pisuerga vallisoletano que algunos aprovechan al vuelo, y muy claramente este gobierno de nuestras pocas esperanzas y muchas agonías.

Lo de la fiesta de cumpleaños de la hija de la ministra Ana Mato es una de esas oportunidades del "yaque", del "aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid!... No son los miles de globos, ni los cientos de kilos de confetis, ni las decoraciones lúdicas para ese acto familiar. Es que como el Getafe iba a subir a primera y se programaron unos actos que costaron -nos costaron a  todos- varios millones, pues que más da que unos cuantos miles de euros se derivasen a la fiesta con la que obsequió la ministra a su niña en día tan señalado. No hay nada de malo en ello, la culpa la tiene el "yaque" de la política y que el Pisuerga, inevitablemente, pase por Valladolid. Lo malo está en que el Pisuerga pasa con mucha frecuencia por las manos de los políticos.

Cuando yo celebro un cumpleaños lo hago con mi dinero, o el bautizo de un nieto, o el regalo a un amigo. Aquí ya tenemos que sospechar que todas estas cosas que también suelen hacer nuestros aprendices de políticos las pagamos entre todos. Rajoy defiende a Ana Mato a muerte, aunque creo que el gobierno debe ser más serio y cuidar de estas cosas que suelen llamar nimiedades o el chocolate del loro. Lo que suele ocurrir es que estas nimiedades suman y suman y suman, y el loro come más chocolate de la cuenta. Por menos de estos hechos dimiten los ministros de allende nuestras fronteras. Pero aquí no dimite nadie, todos están realizando su labor de putísima madre, con una honestidad y honradez que siempre nos las tiran a la cara, a pesar de que no admiten preguntas de los medios de comunicación, medios que tampoco tienen la suficiente vergüenza -ya que comen de la mano de sus amos- para levantarse y dejar vacías las salas de prensa.

En España se necesita una regeneración política urgente, total y absoluta. La confianza en nuestros políticos es totalmente nula. La intención de votos ha caído a bajo mínimos. España no confía en unos ni en otros, y ésto sólo nos podría abocar, irremediablemente, a un vacío de Poder, lo que siempre, y más conociendo nuestra historia más próxima, es una pésima señal.

Creo que los políticos suelen ganar un sueldo muy decente para vivir cómodamente sin miedo al futuro, ese miedo en el que vivimos millones de habitantes de este país de pandereta, madroños, oles y arzas, cristos, vírgenes y faralaes. Y si ganan los suficiente, ¿por qué siempre se aprovechan de que el Pisuerga pasa por Valladolid...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario