viernes, 7 de diciembre de 2012

LA TRIANA DE ANTONIO BURGOS: LA MADRE TRIANERA DE LA MACARENA


LA MADRE TRIANERA DE LA MACARENA

Como otros se van a Barraquer o acuden a la clínica del Doctor Piñero, Alfonso el Sabio se fue a Santa Ana. Estaba que rabiaba con un mal en los ojos. «Dolor de clavo» le llamaba la medicina popular. Diagnostico hermosísimo, por cierto. «Dolor de clavo» suena a canción de Rafael de León. Tú le pones un poquito de menta y ajonjolí al dolor de clavo y te sale una copla para que la rescate Falete, icono de la modernidad. Aquí hemos dejado de hablar de los iconos rusos que traían de bóbilis, bóbilis, sacándolos de matute por la frontera los que iban al habitual crucero a San Petersburgo (ex Leningrado), para estar todo el santo día con el icono de la modernidad para arriba y el icono de la modernidad para abajo. Tanto es así, que cuando sale uno de estos personajes, le quito la tilde a mi sistema interjeccional y me pregunto:

-¿Otro icono, cono?

¿Por dónde íbamos, que me he hecho con el icono un lío? Ah, sí, por ese dolor de clavo que le arrebataba el sentío a Alfonso el Sabio: Quintero, León y Quiroga puro. Alfonso el Sabio fue el primero que dijo que a la Giralda ni tocarla cuando todavía era el niño sabio de San Fernando. Alfonso X era como Paco Camino (a quien mando mis mejores ánimos) pero en clase de hijo de San Fernando: Niño Sabio. El entonces Infante Don Alonso dijo que pasaba a cuchillo al moro que le tocara a un ladrillo de la torre.

-Eso es que endiquelaría por allí al moro Al Pavón con la piqueta. Tú le pones a Enrique Pavón una chilaba y es enteramente el moro Al Pavón, el derribista de la Gerencia de Almotamid.

Y de tanto mirar amorosamente a la torre mayor, le salió al Rey un dolor de clavo que le nublaba el sentío. Rabiaba. Y se encomendó a Santa Ana. No a Santa Lucía, porque aún no estaba puesto el azulejo en Santa Catalina. Santa Ana lo curó. Pero entonces se dio cuenta el Rey Sabio que Santa Ana no tenía iglesia en Sevilla. Encargó un ex voto en forma de iglesia. ¿Dónde? ¿Pues dónde va a ser? Como era poeta de cantigas y se hartó de dar pregones en loor de Santa María de la Rocina, pensó en sus futuros colegas. Decidió que Santa Ana estuviera en Triana para facilidad de rima. Dijo:

-Echemos una manita a Juan de Dios Pareja Obregón: que los autores de sevillanas y los pregoneros de los siglos venideros lo tengan chupado...

Y por aquello del NO8DO, Alfonso el Sabio no me ha dejado tampoco a Triana sin Catedral. No fizo una parroquia, sino la Catedral de Triana. Triana podía ponerlo en sus armas chicas, que ya es hora de inventarlas: «Alfonso el Sabio NO8DO sin Catedral: Santa Ana». Pero esta Santa Ana de sus gozos y veladas, de sus cucañas y avellanas verdes, sale feísima en la iconografía. Hay que reivindicar la belleza de Santa Ana, que me la pintan y esculpen a la pobre como si fuera la Vieja del Candilejo, Inserso total, hogar del pensionista de la corte celestial, con nariz de judío de Castillo Lastrucci. Triana tiene que reivindicar la hermosura de Santa Ana:

-¡Santa Aaaaaaaaaaaana! ¡Guapa, guapa y guapa!

Porque, vamos a ver: de una madre tan horrorosa, ¿cómo va a nacer algo tan bonito, hermoso y perfecto como la Esperanza marinera, su Hija? ¡Eso es imposible! Santa Ana probablemente estaba muy trabajada, de tanto barrer la carpintería de su yerno José, que no era nada curioso y lo dejaba todo perdido de virutas. O de tanto buscar al puñetero nieto en el templo entre los doctores, los disgustos que me da este niño, María... Pero de mocita Santa Ana tuvo que ser muy guapa. Triana tiene que reivindicarla. Si Sevilla es la Tierra de María Santísima, Triana es la tierra de la bendita madre que parió a María Santísima. Lo siento, Juan Ruiz Cárdenas, pero en Triana, como en Cádiz, hay que mamar: la Madre de la Macarena es de Triana. La abuela del Señor de Sevilla, de Triana. Si Dios es perfecto, ¿cómo se iba a privar de tener una abuela trianera y guapetona?

(Diario ABC de Sevilla. 27 de julio de 2005)


No hay comentarios:

Publicar un comentario