domingo, 11 de noviembre de 2012

DESDE MI TORRE: LA SEGUIRIYA MÁS AMARGA...

Ayer, dando mi paseo habitual al llegar la hora del Ángelus, me encontré saliendo de un centro médico cercano a casa al cantaor Manuel Moreno Maya "El Pele", al que le ha tentado de cerca el maldito fantasma del cáncer, pero del que se está recuperando con ánimo tercio a tercio, como en sus soleares. Aunque él tiene cinco años menos que yo, nos conocimos cuando los dos éramos unos chavales llenos de ilusiones: él buscando un hueco en el difícil mundo del Flamenco y yo en el de la crítica. La vida, con sus trucos malabares, quiso después unirnos aún más al ser yo destinado a Córdoba, su tierra, donde he asistido con mucha frecuencia a sus recitales. Y cada vez que lo escucho es como si un manojo de puñales se te clavasen en el corazón, porque su cante, sin concesiones, es el mensaje más hondo y telúrico que uno pueda recibir. Hoy por hoy, "El Pele" es uno de los mejores cantaores del momento, con un caudal inagotable de fuerza y un eco profundo y gitanísimo. Escucharlo cantar es asistir a un acto litúrgico, porque su voz nos lleva los sonidos ancestrales de toda su estirpe. Y ayer me alegré de verlo y con buen aspecto, aunque su procesión, evidentemente, la lleve él por dentro.

Cuando le pregunté cómo estaba, me contestó con una respuesta para enmarcarla: -Emilio, estoy cantando cada día la Seguiriya más amarga de mi vida. Todos los que hemos vivido de cerca el drama de esa enfermedad, sabemos perfectamente qué quiso decirme este gitano singular. La Seguiriya del dolor íntimo y profundo, la Seguiriya del miedo a la muerte, de tener que perder a sus seres queridos, de silenciarse en sus labios los ecos y lamentos de todo un pueblo; la Seguiriya de la lucha diaria por la supervivencia... ¡La Seguiriya, el ay colérico, como nos decía el jerezano Caballero Bonald...!

Sabemos lo mal que lo está pasando este genial cantaor, pero nos alegra saber de que todo ha salido bien, de que la cosa se ha cogido afortunadamente a tiempo y de que su ánimo está por encima de todos los miedos. Se nota, por la contestación que me dio, que "El Pele" nació en la tierra de Séneca. ¡La Seguiriya más amarga de mi vida...!

Todo pasará, de seguro, porque este gitano de pura cepa, de aceituna verde como nos decía Federico, matizado de bronce antiguo como los gitanos de mi Cava, un día nos tendrá que aromar de nuevo con la fuente de su hondura, con sus caracoleos insignes, con su vuelta a Jerez por bulerías, y con ese delantalito de rayas que lleva su marinera, que es la barca de su vida, y de la nuestra. Por una vez, y para siempre, se quedará en el olvido su salida profunda del Tiritirititiriti, ay, ay, con el que salía valiente y dolido con la guitarra de Vicente Amigo, olvidando la nefasta letra de "Vete de mi vera aonde no te encuentre..."

4 comentarios:

  1. Es uno de mis más admirados cantaores. Y como además mi mejor amigo está luchando contra esa terrible enfermedad desde hace mucho tiempo, pues adivinopor lo que estará pasando, aunque le digo que en el caso de mi amigo ha logrsado sobrevivir diez años, eso sí, peleando dia a dia. Desde este blog le deseo salud, que es la mejor de las fortunas, y que nos siga emocionando con esos ayes tan suyos.

    ResponderEliminar
  2. Querido José Luis: La verdad es que yo lo vi muy bien, y muy animado, aunque claro está que la procesión va por dentro. Me invitó a tomar un café que no pude aceptar porque tenía muchas cosas que hacer, pero lo noté muy animado. Lo malo ya pasó para él, aunque cuando esto te toca no deja de cantar uno la seguiriya más amarga de su vida. 17 años, con la enfermedad de mi mujer, me he llevado poniendo sonrisas donde sólo habitaban las lágrimas.

    ResponderEliminar
  3. Este año, durante en el espectáculo de apertura de la Bienal de Flamenco de Sevilla, El Pele nos hizo llorar de emoción; magistral su soleá. Llevaba operado diez días cuando acudió a la Bienal. Justo y merecido El Giraldillo al Momento Mágico de la Bienal. Le deseo una pronta y total recuperación.

    ResponderEliminar
  4. Es un tío fuerte. A mí me ha hecho llorar en el bar del Gran Teatro de Córdoba, junto a Vicente Amigo, en "El Rincón del Cante", en muchos de los recitales a los que he asistido y en los "peroles" comunes. Es un gran artista, para mí, hoy día, el mejor que existe.

    ResponderEliminar