viernes, 26 de octubre de 2012

"LA PLUMA LOCA" BOLETÍN CAMELONCIO DE INFORMACIÓN GENERAL

"LA PLUMA LOCA"

BOLETÍN CAMELONCIO DE INFORMACIÓN GENERAL

26 DE OCTUBRE DE 2012




Agencia Cachuli.- La artista de la copla, Isabel Pantoja, una santa que todo lo que gana se lo entrega a Cáritas, que jamás se ha enrollado en asuntos turbios de dinero, que nunca ha dado que hablar, que no conoce Marbella ni en el mapa, y que jura y perjura que Julián Muñoz "Cachuli", aún siendo alcalde, estaba más tieso que una torrija en agosto, y que era ella la que le daba dinero para café y tabaco, y para alguna que otra ronda de "Cruzcampo", de nuevo está en el banquillo de los acusados por aquello de que la Fiscalía Anticorrupción sostiene que la cantaora -tal como Maite Zaldívar, anterior mujer de Muñoz- era perfectamente conocedora del origen ilícito de los fondos que manejaba. ¡Por Dios bendito decirle esto a una cantaora que, casi con lágrimas en los ojos, y con un suspiro hondo como si fuera a cantar "Marinero de luces", se defendía diciendo que ella no había blanqueado nada, si acaso, en algún tiempo libre, los arriates de su finca "La Cantora"! Ni una sola bolsa de basura cogió la niña Isabel cargada de miles y miles de euros, ninguna. Eso de que la tonadillera recicló 1,8 millones de euros es una mentira, ni la compra de un apartamento en el hotel Guadalpín, ni la casa "Mi gitana" en una urbanización de lujo de Marbella... ¡Qué va, qué va, señor fiscal, si yo es que ganaba mucho dinero y tenía la manía de guardarlo en mi propia casa entre las ollas del puchero...! Julián no tenía un duro, se lo juro, y se lo juro cantando: "El tío no tiene un duro/ y nunca, juez, lo ha tenío, / el que era mi "Cachuli" / sólo fue mi mantenío". ¡Ole, ole y ole, Isabelita! El dinero a Isabel no le importaba que le rentase, y por eso lo tenía bien guardado entre las recetas del "Pollo a la Pantoja". Mujer precavida. Su imaginación rebasa a la de Rafael de León cuando compuso su célebre "Profecía", casi escrita para ella varias décadas antes de este juicio: "Porque sin ser mi marío / ni mi novio, aunque sí amante, / yo sola lo he mantenío / y me ha costado bastante". Otra vez: ¡ole, ole y ole! Tranquila, niña, que tal como está este país de mangantes no vas a pisar la cárcel si no es para cantarle a los presos el día de La Merced. Aunque muy livianos tienen que ser los jueces para creerse esas historias tuyas que huelen a coplas chungas.


Agencia Erre que Erre.- Sobre la debacle socialista en las elecciones gallegas y vascas, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, "Cid Campeador de la Oposición", está más callado que una puta en Cuaresma, como solía decirse por estos lares. Ningún medio de comunicación ha podido sacarle nada al respecto, ni siquiera el espadón barriobajero de Montoro en los debates de los presupuestos "más sociales" de toda la historia de la Democracia. Mudito total. Pero claro, cuando le han tocado la cartera y le han preguntado si va a dimitir, Rubalcaba cobró el habla de pronto y con el manantial de la verborrea a la que nos tiene acostumbrados, dijo que nati turati, que el piensa seguir siendo secretario general hasta que lo echen, y que los barones del Partido que quieran que se marche que se lo digan cara a cara y no por medio de teletipos a las agencias de información. Dice que cumplirá hasta el final, es decir, hasta finales del 2015, chispa más o chispa menos, porque cumplirá la tarea para la que le eligieron, que no se le pasa por la cabeza dimitir con lo bien que se vive con este chollo de la política, que el PSOE es la única alternativa posible para el Gobierno y los ciudadanos, que hace tan solo ocho meses que salió elegido y que el sueldo, con sus prebendas, es demasiado bueno para dimitir y que se lo lleve otro, que Santa Rita lo que se da no se quita... Y así siguió erre que erre agarrándose la cartera y apretando el carnet del Partido hasta que los periodistas, ya cansados, se fueron y lo dejaron solo, escuchándose aún a lo lejos que no, que no dimito, porque yo soy el que puede sacar al país de la recesión, porque...


Chimpún Press.- La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que tiene la misma cara de esaboría que su marido, aunque Vitaldént le ha arreglado un poco la sonrisa, se ha decidido a quitar a los músicos de las calles y plazas de Madrid, con lo que alientan esas personas que nos ofrecen un concierto gratis a cuantos van tristes por la vida por culpa de políticos como ella. Si a la derecha no le gusta la música, y a la izquierda sólo le gusta el autobombo, apañados vamos. Está bien que los músicos no lleven amplicadores para no dar la tabarra a los comerciantes de la zona, pero un poco de música en cada calle no le hace daño a nadie, al contrario, actúa como terapia y quita las penas del personal. Tal como está el país, deberían ser los propios ayuntamientos quienes pagasen a estas personas que nos hacen felices a cambio de nada o por el óbolo de unas monedas. Cobrarles por ocupar un espacio mínimo desde donde surge la alegría es, poco más o menos, como matar a un ruiseñor.


HUMOR

NO PICA, PERO RECORTA...



2 comentarios:

  1. Como está el país y de lo que se preocupan en Madrid es de quitar a los músicos callejeros, a los mendigos...etc. Cuanto mejor sería para todos que se quitasen los políticos directamente, por lo inútiles que son y lo que gastan. La Botella hasta para cardarse el pelo lleva dos coches oficiales y seis guardaespaldas. ¡Manda huevos!

    ResponderEliminar
  2. Si por ellos fueran nos cobraban un canon por el aire que respiramos. Hay que hacer caja como sea para que no les falten sus prebendas y sueldos, sus chóferes oficiales y otras lindezas. Pues eso que tú dices es lo que cuesta la alcaldesa de Madrid. Si juntas los dineros que ganan de la política ella y él, hay para darles de comer a cien familias. ¡Cosas!

    ResponderEliminar