miércoles, 15 de agosto de 2012

SÚPLICA A LA VÍRGEN DE LOS REYES


SÚPLICA A LA VÍRGEN DE LOS REYES

Llego a la Ciudad bendita
y el alma entera me vuela.

Sin Giraldillo,
sigue la Giralda esbelta.

Sin campanas,
igual de alegre que en fiestas.

Toco sus sillares nobles
y mi cuerpo se cimbrea
como un junco de nostalgia
anclado siempre a sus piedras.

Por la Puerta de los Palos,
lentamente, voy a Ella:
a la que es Reina de Reyes
mi alma en silencios le reza.

-¡Si volviera, Madre mía,
ay, Madre, si yo volviera
de nuevo a esta luz azul,
a pisar un día mi tierra
para no dejarla nunca...!

¡Ay, Madre, si Tú quisieras!


Emilio Jíménez Díaz
21 de Noviembre de 1997

No hay comentarios:

Publicar un comentario