jueves, 26 de julio de 2012

DESDE MI TORRE: UNA PROPUESTA IMPOSIBLE

Hace unos días me enviaron por correo electrónico este mensaje que, aparte de ponerme los vellos de punta, creo que es imposible llevar a cabo, máxime cuando todos los cuerpos de seguridad del Estado y los miembros de la defensa e inteligencia nacional están enterados al detalle y van a neutralizar esta propuesta. ¿Quién será capaz de llegar el día señalado ante las puertas del Congreso? No digo que no se puedan colapsar las calles aledañas a la Carrera de San Jerónimo, tan nombrada en estos días, pero de ahí a tomar las puertas del Congreso va un abismo. Ellos son los protegidos y, desgraciadamente, aunque el pueblo es mayoría, es el que tiene que protegerse de las mangueras a presión, las pelotas de goma y, si la cosa viene al caso y se pone muy oscura, con tiros disuasorios que, por desgracia, siempre suelen acertar en algún blanco de una persona que sólo está exigiendo el restablecimiento de su dignidad como persona y reclamando sus derechos legítimos, esos que dicen recoge una Constitución que no vale para nada. Lean con atención este escrito, que ignoro de dónde proviene y quién o quiénes lo escribieron, y mediten:


Martes, 25 de Septiembre de 2012
Madrid, alrededor del Congreso de los Diputados

¡Atención!, esta puede ser la próxima y definitiva movilización ciudadana a partir de la cual se inicie el proceso de cambio en el que se deje atrás el régimen vigente y se sienten las bases para una verdadera democracia.

La acción es clara y contundente:
El próximo 25 de septiembre se llegará a Madrid de forma masiva desde todas partes de España, con el fin de rodear el Congreso de los Diputados y permanecer allí de forma indefinida, hasta conseguir la disolución de las cortes y la apertura de un proceso constituyente para la redacción de una nueva constitución, esta vez sí, la de un estado democrático.

Toda la ciudadanía está invitada a participar, ya sea a modo individual o a través de asambleas, plataformas ciudadanas, etc.
El cambio es necesario y va a ser liderado por el pueblo.

MANIFIESTO:

Nosotras, personas comunes hartas de sufrir las consecuencias de una crisis que no hemos creado, nos unimos para redactar este manifiesto e invitamos a toda la ciudanìa del Estado a unirse a las reivindicaciones que reclamamos en él.
Consideramos que la situación ha traspasado todos los límites tolerables y que somos víctimas de un ataque sin precedentes que, utilizando la crisis como pretexto, está arruinando nuestras vidas, y cuyos culpables son quienes se han configurado como una oligarquía intocable, con la complicidad de todas las fuerzas políticas representadas en el parlamento, manipulando todos los poderes del Estado para mantener sus privilegios y enriquecimiento desmedido e ilícito. Ya no hay manera de ocultar que vivimos un gigantesco fraude social, con gobiernos que sistemáticamente nos mienten, haciendo exactamente lo contrario a sus compromisos electorales, y que no hay justicia alguna en los tribunales para los banqueros, políticos y empresarios culpables de la situación. Sólo vemos cómo esta casta implanta políticas que destruyen nuestros derechos y vidas, y cómo somos víctimas de una represión injustificable cuando demandamos un cambio en la situación.
Creemos que el problema es de tal envergadura que su solución ya no pasa por los habituales mecanismos del sistema político, establecidos por esa casta para hacer de nosotras, las personas, lo que les parece, por lo que, en consecuencia exigimos:

- La dimisión del gobierno en pleno, por engañar al país de modo inconcebible y llevarnos al desastre, así como la disolución de las Cortes y la convocatoria inmediata de elecciones generales.

- Que esas elecciones generales sean para convocar una Asamblea constituyente, a fin de redactar una nueva Constitución, con la participación de todas las fuerzas políticas del país, pues no reconocemos validez alguna a la actual Constitución, redactada por una camarilla a espaldas del pueblo, y que consagró la dominación de los herederos del franquismo y quienes pactaron con ellos. Ha de ser el pueblo quién determine el modelo de Estado en el que quiere vivir, cosa que no sucede con el actual, que nos fue dado por esa camarilla y que responde exclusivamente a sus intereses.

- Una auditoría de la deuda pública de España, con una moratoria del pago de la deuda hasta haber delimitado claramente las partidas que no han de ser pagadas por la nación, pues han servido a intereses privados que utilizaron al país para sus propios fines y no los del conjunto de la ciudadanìa española. Igualmente, exigimos el procesamiento de todas aquellas personas que se demuestren sospechosos de tales maniobras, y que respondan con sus bienes en caso de resultar condenados.

- La reforma de la ley electoral, a fin de represente verdaderamente la voluntad del pueblo soberano, cosa que no sucede de ninguna manera con la actual.

- La derogación inmediata de todas las reformas llevadas a cabo por el Partido Popular, pues no sólo son un desastre para el país, sino que han sido impuestas a traición de la voluntad democrática del pueblo.

- Una reforma fiscal justa, que haga pagar más a quienes más tienen. Igualmente, exigimos la derogación de la amnistía fiscal decretada por el gobierno, cuya injusticia es una verdadera burla a los contribuyentes honrados.

- La abolición de todos los privilegios de quienes ejercen responsabilidades políticas, y la implantación de mecanismos de control férreo del desempeño de sus funciones.

- La paralización inmediata de todos los desahucios, y la puesta en alquiler a precios baratos de las viviendas en propiedad de los bancos y cajas que ha sido ayudados con fondos públicos.

- El reparto del trabajo existente entre todas, pues es una enorme falacia que haya que trabajar más, falacia sustentada en la avaricia de los grandes intereses y contraria a los de la gente común.

Por todo lo expuesto convocamos a la ciudadanía el día 25 de Septiembre de 2012 a manifestarse de forma indefinida en las puertas del Congreso hasta conseguir la dimisión del Gobierno y la apertura de un Proceso Constituyente, haciendo de éste, el llamamiento de unión de todas las luchas por una Sociedad más justa.


Difícil está la cosa, provocada por unos políticos (?) que han ido esquilmando el país, desahuciando a millares de familias y empobreciendo a la totalidad de sus ciudadanos con nómina. Que el escrito que me han enviado debiera cumplirse al pie de la letra, ¡claro que sí, pero es totalmente imposible! No olvidemos que los políticos son los que tienen el Poder y la fuerza. Sí es verdad que la Constitución debe cambiarse entera, de principio a fin, obligando a los que la firmen que cumplan lo que en la Biblia Sagrada del Pueblo se dice, so pena de pagar con cárcel y pérdida de todos sus bienes las estafas que inflijan a su país. La paciencia tiene un límite, y ya está en su listón más alto. Pero hay que tener serenidad, intentar el diálogo -imposible por parte del Gobierno-, aunar voluntades entre todos los partidos políticos..., todo, todo antes de que pase un nuevo episodio que a tantos cientos de miles de españoles dejaron en las cunetas de las carreteras y en las tapias de los cementerios. Ahora, cuando las cicatrices se estaban cerrando tras larguísimos años, y el odio no anidaba ya en los españoles, que no vengan los políticos, por su mal hacer, a pasarnos una nueva factura que, en esta ocasión, sí puede volverse contra ellos.

La propuesta de este escrito es lógica, pero es una propuesta imposible para hacerla efectiva. No tiren por ahí. Al menos, a mí me parece que no es el camino, por ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada