sábado, 21 de abril de 2012

DELICIAS DEL EROTISMO: CANCIONERO DE AMOR Y DE RISA


A un viejo inquisidor es presentada
una hermosa mujer, que de hechicera,
sin más motivo que la envidia fiera,
ante su tribunal fue declarada.

Al tenor de los cargos preguntada,
los niega todos: mas con voz severa
la comprimía el juez de tal manera
que la infeliz mujer, ya sofocada,

"Ilustrísimo (clama), esto es lo fijo:
yo de hechizos, señor, no entiendo nada;
éste es sólo el hechizo que colijo",

dice y alza las faldas irritada:
monta él las gafas, y al mirarlo, dijo:
"¡Hola, hola! ¡Pues no me desagrada!"


Cancionero de amor y risa
Recogido por Joaquín López Barbadillo
Akal Editor
1977

No hay comentarios:

Publicar un comentario