jueves, 10 de noviembre de 2011

DESDE MI TORRE: NO ME LO QUIERO CREER


Ya sabemos que España es, desgraciadamente, el país del mangazo cómodo, donde el dinero no tiene color o propietario -como, más o menos dijo, o quiso decir, la exministra egabrense, Carmen Calvo, que gracias al latín se libró de un gentilicio que le cuadraba mejor-. Sabemos que España, esta tierra a la que muy pocos amamos tanto, y por eso nos duele, es el sitio del cachondeo, del trapicheo, del dame hoy que yo te daré mañana, de las tranfullas , del por "aquí me lo llevo calentito", de la expresión "en taco" -que acuñaron "Los Morancos" (de Triana)-, del asalto a mano armada con una sonrisa en la boca y una transferencia a la cuenta bancaria del que se deja manejar. ¡España, para qué engañarnos, es un desastre en esta materia!

Sólo hace falta tirar de hemeroteca y leer tranquilos. En la democracia, desde el gigantesco escándalo de Juan Guerra hasta nuestros días, cientos y cientos de políticos, empresarios, amigos, familiares y adláteres, han sido imputados y "presuntamente", muy "presuntamente" -pobres criaturas- tienen algo que ver con algún tema de financiación irregular, de cobro de comisiones, de esa labor nueva del "trinca-trincando". Unos angelitos, auténticos angelitos de Murillo. De uno y otro lado, de los "capullos" y "gaviotos", como los define mi buen amigo y extraordinario intelectual Andrés Raya Rasero -que cada día sube a esta torre-, a España la están dejando esquilmada, sus ubres ya no dan para más, los "chorizos", los ladrones, vaya, superan a las vacas. Mi Sierra Morena, tan cercana a mi vista, es un convento de clausura, y los "7 Niños de Écjia" monjes benedictinos.

No nos despertamos ni un solo día sin una sorpresa: que ya no es que marque Leo Messi, que es lo habitual, ni que pierda el Betis, que también lo es, ni que al guapo, millonario y "humilde" Cristiano Ronaldo le den otra "Bota de Oro". Tristemente nos despertamos con las noticias del caso Gurtel, de las maniobras de Pepe Blanco -que no es el del "Cocidito madrileño"-, de las financiaciones ilegales, de los ERE de Griñán y sus 40 ladrones... No hay trozo del mapa español -incluyendo Vascongadas y Cataluña, que también forman el "puzzle", aunque no quieran- que no esté marcado por la corrupción y el nepotismo, que no esté lleno de sinvergüenzas políticos, que no esté herido por la corrupción más degradante, a pesar de que todas, hasta las mínimas, lo son.

Y como el país está preñado de miedos, porque de abuelos a nietos se ha transmitido algo de nuestra historia pasada, su gente está más quieta que un reloj de caramelo. A los trabajadores nos han quitado todos los derechos que logramos después de muchos sacrificios; a la clase media -las columnas fuertes que sostenían el sistema- la están haciendo desaparecer con la "pantasma" de la hambruna y el paro, y así sucesivamente... Pero, mientras, los políticos -que se salve el que pueda-, robando a mansalva, no conocen Carabanchel, ni El Puerto, ni Sevilla-2, ni Nanclares de Oca, ni siquiera para inaugurar algo dentro de ellas en el día de la Virgen de las Mercedes, patrona de los presidiarios. ¡Y es que les da escalofríos pensando que son ellos, y no cuatro tironeros, los que debían estar dentro!

Pero, por si esto fuera poco, ahora nos sorprende la noticia de que el señor Iñaki Urdangarín, Duque de Palma -de Mallorca, coño, no va a ser la del Condado de Huelva-, y su sonriente esposa -a la que hasta ahora intentan salvar todos los medios fácticos de la información nacional, por la cuenta que les trae-, también ha metido "presuntamente" la manita -él fue un gran jugador de baloncesto- y está vinculado a un caso que se llama "Palma Arena", a través de un Instituto llamado "Noos". -Noos lo estamos llevando tó calentito.

Me pregunto: ¿Tiene necesidad este matrimonio, Cristina e Iñaki -porque, presumo, algo tendrá que saber su mujer-, cuyos miembros han tenido la suerte de nacer entre plumas, que viven como dioses, que van de gañote a todos lados, a los que nosotros pagamos una parte de nuestros tributos, que tienen más niños que el carro de la nieve, a los que de alguna forma alimentamos con nuestros impuestos, que siempre enseñan sus sonrisas "Profidén", y que se las pegan de gordo con la jet set, de meter sus manos en ningún cajón irregular? Pues, tristemente, así es España, aunque insisto en que no me lo quiero creer.

No me lo quiero creer, repito. La prensa y la radio airea el tema, pero con sordina impuesta desde las altas esferas, como un susurro, como el peso de la niebla... Pero yo, no me lo quiero creer, no quiero creérmelo, ni como las apariciones de Fátima ni de Lourdes ni El Palmar. 

De nuevo, me estoy quitando las legañas y, en contra de mi forma cotidiana, me he tomado dos cafés en vez de uno. Porque si esto fuese así, si fuese verdad esta imputación, si resulta que es verdad que el "Duque a Dedo", el del braguetazo y tan hábil pasando la pelota de balonmano, y haciendo juegos malabares ahora con una "Fundación" (?), está pringao en estos manejos, si esto fuese verdad, digo, a lo que me resisto, es para llorar, ya que son muchos millones las lágrimas vertidas por los pobres de España. 

Y es para invitarlo a visitar el Penal de El Puerto, o a que coja, con treinta millones de cosquis encima, no un buque de la Armada, como hizo Alfonso XIII, pariente de su esposa, sino una piragua familiar desde el mismo puerto de Cartagena.  ¡Qué tristeza de país!


¿Tengo derecho a dejar mi voto en blanco en las urnas del próximo día 20?

2 comentarios:

  1. Sabido era, en el mundo del balonmano, que Iñaki Urdangarín tenía el brazo muy largo, pero que tuviera la mano larga o la Palma de la mano....

    ¡Nos quedaremos con la duda, siendo quién es!

    ResponderEliminar
  2. Yo no me quedo con la duda. ¿Quién es Iñaki más que yo?
    No nos engañemos, amigo, no intentemos salvar a aquellos que nos están robando por la cara y sin necesidad. Lo que pasa es que la valentía tiene un precio, y el pueblo español, desgraciadamente, hoy día es un pelín cobarde. ¿O no?

    ResponderEliminar