jueves, 10 de noviembre de 2011

DESDE MI TORRE: MIS VIVENCIAS DE "EL TENORIO" (3)

Hace unos días dejamos a doña Inés en compañía de Brígida, cuando esta alcahueta le trae el libro de parte de don Juan. Hoy ponemos punto y final a esta escena.


Doña Inés.-
¡Oh, yo no debo tomarlo!
Llevároslo, dueña mía,
si os place, coge el tranvía
y en cualquier "Monte" empeñarlo.

Brígida.-
Si en tomarlo se negáis
insistiendo en un ¡nanay!
me está dando el corazón
que quien el libro os donó
puede formar un tangay.

Doña Inés.-
Si la cosa trae guasa,
no ya un libro, soy capaz
de coger hasta el Espasa.
¡Qué bonito es! ¡Y qué relieves!
¡Ay..., trae el canto gregoriano.
Este libro no es del "Jueves"
de los de segunda mano!
La letra es muy menudita,
mas... ¿que cayó?

Brígida.-
Una esquelita.

Doña Inés.-
¡Una carta!

Brígida.-
Claro está.
En la epístola os dirá...
¡cualquiera sabe, Inesita!

Doña Inés.-
¿Y será suyo el papel?
¡Ay, qué hora más amarga!

Brígida.-
No os apuréis, doña Inés,
porque el papel es de... "Barba".

Doña Inés.-
Brigidita, ¡ay, Jesús!

Brígida.-
¿Por qué estáis palideciendo?

Doña Inés.-
¡Vejestorio! ¿No estás viendo
que tengo ya el patatús?

Brígida.-
Empezad ya de una vez.
¿Por qué paráis, te entró hipo?

Doña Inés.-
¡Ay, que cuanto más la enguipo
menos me atrevo a leer...!

(Leyendo)

"Triana City, 32 de Mayo de 1955,
séptimo año de las restricciones y primero de los autobuses:

(Aparte)

¡Chinorri del alma mía...!
Este la tiene de hierro.

Brígida.-
Ya verás como el gamberro
chanela de poesía.
¡Sigue, chiquilla, adelante!

Doña Inés (Leyendo).-
Hermosísima paloma:
(Esto te lo digo en broma,
pues no vales ni un real).
Si os dignáis por esta esquela
fijar vuestra miopía,
no te pares, alma mía,
que luego me contarás.

Nuestros papis, mano a mano,
con un rentoy bien jugao
acordaron los gitanos
verme contigo casao,
y ya a partir de ese día,
yo creo que fue un treinta y tres,
tengo el alma esmorecía
y la chorla en avería
por ser tuyo, doña Inés.

De amor con ella en mi pecho
brotó un chispazo certero,
y no hubo fuego, chiquilla,
porque mi menda en Sevilla
tiene un amigo bombero...

Brígida.-
El asunto se complica,
pero haciendo poesía.
¡Ni una pluma de tres chicas
pisada por un tranvía!


Doña Inés.-
(Leyendo) En vano a apagarla llega
ese tanque atomatado,
pues ya tengo chamuscado
de la cabeza a los pies.
Y yo, que desde la calle
con el casero batallo,
por su curpita me hallo
entre las "espá" y la "paré".

Brígida.-
¿Lo veis? Si este libro
no lo hubieseis aceptao,
estaría el pobrecito
en el barrio "Los Callaos".

Doña Inés.-
Yo defallezco, deliro,
ya siento hasta calambrazos...

Brígida.-
Todo cura, doña Inés,
largándote un lingotazo
de buen vino de Jerez.
¡Adelante con los faroles!
(Se toman dos lanternazos de La Ina)

Doña Inés.-
(Leyendo) "Inés de mis entretelas,
chatungona, media lila,
con la cara de una anguila
más negra que una pringá.
Si es que a través de esos muros
el mundo atontada enguipas,
y sientes hasta galipa
por escaparte quizás,
acuérdate que hace un año,
con mucha sal y prosapia,
se escapó por una tapia
de la cárcel tu don Juan".

(Música: "Qué felices seremos los dos")

"Acuérdate de quien llora
más fuerte que Jeremías
y al ir a la barbería
tres meses se tira allí.
Acuérdate de quien vive
por ti, so tonta perdía,
y en el trole de un tranvía
sería capaz de ir a ti".

Brígida.-
Ese es capaz de venir.

Doña Inés.-
¿Es don Juan quizás "El Coco"?

Brígida.-
No, doña Inés, no es así, 
pero camina a lo loco.

Doña Inés.-
"Adiós muñequita linda,
adiós, doña Inés de Ulloa,
más rara que una gamboa
y más larga que un sidrá.
Medita estas cuatro letras
que yo te escribo, bien mío,
y lárgame ya un envío
que siempre quiere don Juan".

¡Ay! ¿Qué es lo que a mí me ha pasado
que no valgo ni un real?
¿Quién será ese carterista 
de mi corazón?

Brígida.-
¡Don Juan!

Doña Inés.-
¿Don Juan dices, dueña mía?
¿Por trágala lo he de ver?

Brígida.-
¡Por trágala, doña Inés,
como si fuera el tranvía!
Mas, silencio, ¿No escucháis
música en el jardinillo?

(Música de "A lo loco, a lo loco")

Doña Inés.-
Y con eso, ¿qué contáis?

Brígida.-
Es la señal, y el que amáis
ya viene con el pianillo.


Dibujos: Juan Carlos Alonso

2 comentarios:

  1. José Manuel Holgado Brenes10 de noviembre de 2011, 21:22

    Este "Don Juan" maravilla,
    Emilio, amigo querido,
    y a poco me ha sabido,
    sigue pues con la cosilla
    que me has dejado intrigado
    y fuerte abrazo te da
    José y Manuel Holgado.

    ResponderEliminar
  2. Sería muy interesante,
    querido amigo José,
    terminar con doña Inés...
    que ya está un poco cargante.
    Esta historia apasionante,
    de tan largo repertorio
    y tan redicho abalorio,
    que creó mi raíz paterna
    centrarla ha en la taberna
    con don Luis y El Tenorio.

    ResponderEliminar