viernes, 14 de octubre de 2011

NUEVO LIBRO DE JOSÉ CENIZO JIMÉNEZ: "LA ALBOREÁ Y LA PETENERA, DOS ENIGMAS DEL FLAMENCO"


Cuando aún no habíamos terminado de leer el libro anterior del prolífico amigo, José Cenizo Jiménez, con el título de "Antonio Mairena, la forja de un clásico del cante flamenco", del que dejábamos constancia en este blog el pasado 29 de septiembre, nos ha llegado otra sorpresa: el interesantísimo estudio y análisis concienzudo de "La Alboreá y la Petenera: dos enigmas del flamenco". Mientras que del resto de los "palos" flamencos se ha escrito mucho en todos sus aspectos, es verdad que de la Alboreá, cante del que se apropiaron los gitanos -aunque la ceremonia nupcial es una antigua tradición castellana, tal como defiende el escritor Manuel Barrios en su libro "Proceso al gitanismo" (Edisur-1980)- bien poco se ha investigado, y al autor amigo le ha tocado esta labor gracias a su capacidad de trabajo y a su conocimiento en la metodología para llevar un estudio de esta índole a buen fin. Lo mismo ha ocurrido siempre con la Petenera, ese hermosísismo y antiguo cante sobre el que se alzó la maldición tonta de mal fario o mal bajío para el pueblo gitano, cuando la verdad es que esta superstición sin fundamentos arranca prácticamente de la cuarta década del siglo XX, y han sido muchos los cantaores gitanos que la han interpretado sin hacer caso de ese ridículo maleficio, entre ellos la más grande cantaora gitana: Pastora Pavón "Niña de los Peines", que hizo de ella una obra maestra.

Pues bien, todas estas cosas y muchas más nos las aclara en un lenguaje para nada complicado el profesor Cenizo Jiménez, quien ha dividido el volumen en cuatro partes bien diferenciadas. La primera, "La misteriosa Alboreá y los orígenes del cante", con sus cuestiones etimológicas, las fuentes musicales y su tipología, los aspectos literarios y su vinculación con otras Artes y varios apartados más. La segunda, "La Petenera, un enigma ardiente", siguiendo la misma metodología, incidiendo en su creído ¿mal fario? y analizándola, al igual que la Alboreá, en todos sus perfiles: lingüísticos, musicales, literarios, etc. La tercera nos conduce a las conclusiones generales sobre los temas expuestos; y el cuarto capítulo nos ofrece las fuentes bibliográficas -abundantísimas- que el autor ha tenido que manejar para dejar a la opinión flamenca un documento singular.

Me he llevado también una gratísima sorpresa al ver que la edición del libro el autor ha tenido la gentileza de dedicarla a mi persona en estos términos: "A Emilio Jiménez Díaz, con admiración, agradecimiento y amistad", lo cual me ha llenado de un inmenso honor, ya que en sólo dos ocasiones a lo largo de mi vida me ha ocurrido. Una fue la dedicatoria de la edición "Tren de lejanías", de mi desparecido amigo poeta Paulino González, y ésta, en la que José Cenizo me ha hecho ruborizar por tanta dadivosidad pública. ¡Mil gracias, Pepe!

Bueno, pues ya tenemos una nueva obra de tan joven como excelente autor, un libro que se une por derecho a la ya amplia bibliografía de temas flamencos. Sólo un pero, el clásico "pero": creo que la portada no es la idónea para el tema tratado. No todo puede ser perfecto.


Autor: José Cenizo Jiménez
Edita: Signatura Ediciones
Ciudad: Sevilla-2011
Páginas: 154
ISBN: 978-84-96210-91-2
Depósito Legal: SE-3785-2011

4 comentarios:

  1. Me alegro por el libro y por la dedicatoria bien merecida. En la bibliografía flamenca es difícil encontrar un hueco que cubrir y José Cenizo sabe hacerlo. Habrá que hacerse del libro.

    ResponderEliminar
  2. Pepe Cenizo ha tenido la gentileza de esta dedicatoria. Muchos de los que hoy están arriba de la cresta del flamenco -y no doy nombres, porque se saben- ni siquiera me han invitado nunca a un café o me han dado las gracias. ¡Cosas!

    ResponderEliminar
  3. Yo he tenido ocasión de comprobar cómo es usted cuando se le pide una colaboración y doy fe de su disposición y amabilidad para con, como en mi caso, un completo desconocido. Si ha obrado usted con todos ellos de la misma manera y no le han correspondido, ya sabemos, de desagradecidos está el mundo lleno, mejor no tenérselo en cuenta.
    Con respecto al tema de esta entrada, he sido invitado a varias bodas gitanas y he escuchado sus cantos y compartido sus ritos. La alboreá, como bien indica usted, es uno de los cantes menos estudiados y me gustaría ampliar lo poco que conozco sobre el tema leyendo este libro, que por cierto, no aparece en las páginas web de ninguna librería, espero que lo tengan pronto.
    Y sobre la petenera, hace poco que la he citado en mi blog, en una entrada que hice sobre Esperanza Fernández, que por cierto las hace de maravilla. Sea cual sea su origen, tienen una belleza melódica muy particular, como casi todos los cantes que tienen la tónica en tonos menores, aunque la petenera tiene unos giros y un regusto algo orientales.
    Por último, espero que este mensaje me sea aceptado por el sistema, los duendecillos no acaban de portarse bien conmigo últimamente. Saludos y mi admiración. José Luis Tirado Fernández.

    ResponderEliminar
  4. Emilio Jiménez Díaz15 de octubre de 2011, 9:11

    Muchísimas gracias por la parte que me corresponde. El libro, querido amigo, es posible que aún no esté en las librerías, pero estará en breve. Es muy interesante porque trata de dos "palos" del flamenco poco estudiados. Cuando lo lea me da su opinión.

    ResponderEliminar