sábado, 6 de agosto de 2011

PÁRESE, POR FAVOR, A PENSAR (9)


Es fuertísima esta fotografía captada por José Manuel, tan fuerte que nos faltan las palabras para comentarla. Quizás lo mejor sea seguir el consejo de Holgado y pararnos a pensar por bastante tiempo. Cuando nos hacemos un mundo por cualquier enfermedad pasajera, cuando nos quejamos por cosas nimias que nos tienen que suceder porque así es la vida, cuando esa misma vida nos aprieta un poco las tuercas, bien haríamos en observar lo que sucede a nuestro alrededor, lo que jamás queremos ver porque nos repugna: la imagen de este inválido pedigüeño, los rostros de los niños de Somalia, las atrocidades de las guerras...
Por si fuera poca su desgracia, alguien le ha apeado del carrito, que permanece plegado sobre el gran macetón, para que produzca más lastima, para que el dolor que se nos hinca en la pupila ante esa imagen nos haga ser dadivosos y depositemos nuestro óbolo con cierta esplendidez en la lata que apoya, indiferente, sobre las piernas cercenadas.
Nos quejamos de todo, pero somos incapaces de sacarle partido moral a la décima fabulada de Calderón de la Barca: Cuentan de un sabio que un día... ¿Qué podría decir este hombre de nuestras minúsculas cuitas? Para colmo, las mafias que suelen manejar a estas personas lo han sentado a la puerta de "La Teatral". ¡Que gran ironía! No, no hay nada de teatral en esta imagen que nos rompe todos los esquemas. Holgado, una vez más, ha llamado con el aldabón de sus fotografías en nuestras conciencias.

Fotografía: José Manuel Holgado Brenes
Texto: Emilio Jiménez Díaz

4 comentarios:

  1. José Manuel Holgado Brenes6 de agosto de 2011, 14:07

    Yo mismo, el autor fotográfico, al volverla a ver, se me caen dos lagrimones y sólo puedo expresar una palabra, ¡perdón!. Perdón por verla, perdón por hacer la foto, perdón por verme incapacitado para remediar estos problemas por pura cobardía, lo confieso. Ya lo pagaremos.
    Y a Emilio, gracias unas vez más por el apoyo verbal que dice lo que todos deberíamos expresar.

    ResponderEliminar
  2. Es escalofriante, José Manuel, pero has retratado esa parte de la vida que nadie queremos ver, ante la que volvemos la cabeza para pensar en otras cosas. Tú no has inventado esa imagen, está ahí para que la vea el mundo, y también para que los políticos intenten arrancar, con el mayor de los apoyos a la persona, esto que ocurre a diario en nuestras calles.
    ¡Gracias por hacernos pensar!

    ResponderEliminar
  3. Cada vez son más frecuentes éste tipo de imágenes y situaciones, triste, muy triste.

    ResponderEliminar
  4. Tal como he dicho, me ha costado una enormidad ponerle pie a esta fotografía tan escalofriante. Por desgracia, como tú dices, cada día son más frecuentes estas imágenes.

    ResponderEliminar