miércoles, 20 de julio de 2011

POEMAS DEL ALMA: JUAN CERVERA SANCHÍS (209)


COMO EN EL VIEJO OESTE 

Como en el Viejo Oeste 
le puse precio a mi cabeza, 
aunque yo nunca he sido sheriff, 
por todos los delitos cometidos 
por mi desenfrenada imaginación. 
Carteles puse en todas las esquinas, 
y en las sórdidas puertas 
de las cantinas malolientes, 
con un final determinante: 
“Lo quiero vivo o muerto 
y, la verdad sea dicha, lo prefiero 
mejor muerto que vivo. 
Recompensa: Mil doblones de oro”. 
Lo extraño entre lo extraño 
es que nadie lo ha tomado en serio, 
y yo, inmerso en mis delirios, 
continúo creyendo todavía, 
como los gambusinos 
allá en el Viejo Oeste, 
que algún día encontraré un filón 
de oro puro que me saque del fango 
y, polvo ilusionado, vuele libre 
hasta fundirme con la luz invisible 
del creador de la luz 
que todo lo imagina y lo ilumina. 

México D. F. 16 Julio 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario