domingo, 24 de julio de 2011

DESDE MI TORRE: NOSTALGIA DE LA VELÁ


NOSTALGIA DE LA VELÁ

Estarán las casetas en la orilla
y las risas brindándole a la aurora
la alegría de tu Velá ya anciana
y siempre nueva al filo de los días.

Correrán como niños los ojos
por la calle del Betis jaranera
y se abrirán las avellanas verdes
en el gesto del gozo compartido.

Relumbrarán las moñas de jazmines
en el pelo moreno de las hembras
y los hombres trasegarán el oro
convertido en el vino de la vida.

Dejarán los cohetes sus señales
por el cielo cerrado de la noche
y serán sus colores como un maná de fuego
que caen en las pupilas amorosas.

Yo, niño todavía, saldré de aquí corriendo
para ver el milagro de tu Julio de fiestas
y volveré a la Córdoba que acoge mi nostalgia
cuando ebrio de todo me traigan los amigos.


Emilio Jiménez Díaz
Julio de 2001 (hace diez años)
Fotografía: José Manuel Holgado Brenes

5 comentarios:

  1. Con la edad todo es nostalgia, Emilio. Si hubieras estado como yo este mediodía alrededor de la carrera ciclista la hubieras sentido. No es nuestra Velá, ni siquiera he podido saludar a los hijos de Zeppelín que solían volver a su barrio esa mañana, ya no la sentirán suya. Esta es la Velá por la que sentirán nostalgia nuestros nietos.

    ResponderEliminar
  2. Ésto es lo que hay, no hay quién de más. Por eso digo que lo de la edad de oro es una boñiga seca. Así que lo que hay que hacer es disfrutarla lo mejor que se pueda y te dejen.A la nostalgia mandarla donde yo sé, porque además la cabrona no te deja ver lo hermoso, que también lo hay. Los nietos tendrán la actual y cuando pase el tiempo dirán lo mismo que nosotros. La historia siempre se repite.

    ResponderEliminar
  3. Desgraciadamente todo es nostalgia, aunque yo la siento más profundamente desde la lejanía cercana en la que me encuentro. Es verdad que siempre se repite la historia, por fortuna, y que la nostalgia de mañana será la de nuestros nietos, pero nuestra generación ha pasado desde la nada al progreso, de las alpargatas y zapatos de Segarra, a las más avanzadas tecnologías en muy poco tiempo, o al menos a mí se me ha hecho muy corto.

    ResponderEliminar
  4. En el colegio, en las misas y en la mili es donde únicamente se nos ha parado el tiempo; todo lo demás ha ido a velocidad de cohete de la Nasa. Así es la vida. Todo queda demasiado lejos, o lo que se dice en frase hecha: de todo hace demasiado tiempo. Ánimo, Emilio... A tí, Antonio, no te hace falta, más bien nos tiene que donar lo que sobre.

    ResponderEliminar
  5. ... "nos tienes que donar lo que te sobre", quiero decir... Tengo que ir al oculista... ¿veis? la edad...

    ResponderEliminar