miércoles, 15 de junio de 2011

TRIANA EN LABIOS DE LA COPLA (12)

ALFAREROS


JUSTA Y RUFINA

Va la tarde perdiéndose en el juego
de la luz y la sombra. Ya se asoma
por el pretil del patio una paloma
fugitiva del sol y de su fuego.

Rufina, la alfarera, escucha el ciego
mandato de adorar a Venus. Toma
fuerzas para gritar: ¡Decid a Roma
que Venus sólo es barro! Llega luego

arrebolada y fiel, Justa, la hermana
a confirmar lo dicho por aquella.
El ídolo grotesco ya se estrella

y el martirio enrojece la mañana.
Es, sin duda, la página más bella
que se ha escrito del barrio de Triana.

Manuel Pacheco Segura


1
 Al fondo, tocando el cielo,
la torre del esplendor,
cuerpo y alma de Sevilla,
sueño nocturno del sol
-que amanece más temprano
por darle un beso de amor-,
y que las santa trianeras
mantienen entre las dos.

2
Alfarero de Triana
hazle el molde a un corazón
de un gitano sobre el puente
entonando una canción.

3
Alfarero de Triana,
moldea el escalofrío
que siento al ver la Giralda
reflejándose en el río.

4
Alfarero de Triana,
píntame un Cachorro vivo
que no quiero que se muera
al pasar el Patrocinio.

5
Alfarero de Triana,
píntame a la Marinera
que quiero verla en el puente
con su Esperanza morena.

6
Alfarero de Triana,
saca el barro enamorao
pa que restallen los hornos
y los colores vidriaos.
Que Triana es alfarera,
que será siempre y será,
que Triana es alfarera,
con manos enamorás
y los barros de su Vega.


7
Con tus aguas suaves
y arenas finas,
fabricaron sus lozas
Justa y Rufina.
Manos de santas
de las más bellas mozas
que hubo en Triana.

8
Cuando se dice Triana,
alma y luz de Andalucía,
el arte en fragüa gitana
y el arte en alfarería.
Triana tiene un salero
que se lo pinta Santana
con un pincel de alfarero.
Cuando se dice Triana
hay que quitarse el sombrero.

9
De la Macarena vengo,
alfarero de Triana,
por un botijillo de esos
que hacen tan fresquita el agua.

10
Desde esta margen del río
antiguas alfarerías
rebuscan las chimeneas
donde el humo florecía.
Mientras Triana
le guiña desde sus torres
a la Giralda.

11
¿Dónde están esos gitanos
alfareros de Triana,
y dónde fueron los yunques
que cantaban en la fragüa?

12
En Sevilla, a la orilla,
Torre del Oro,
y en Triana, gitana,
Tejar del Moro.

13
La Giralda altanera
al cielo sube
por tenerla a su vera
estrella y nube.
Y le coronan
su Santajuana
las golondrinas
y sus patronas son las hermanas
Justa y Rufina.

14
Las que bordan los mantos
son sevillanas,
las que pintan los platos
son de Triana.
Todas se llaman
Esperanza, Rocío,
Reyes y Gracia.


15
No hubo nunca en Triana
loza más fina
que la de las hermanas
Justa y Rufina.
¡Ay trianeros...!
¡Ay de aquel Altozano
de marineros,
de alfareros, gitanos
y de toreros.

16
¿Quién baila corraleras
por las esquinas?
Son las dos alfareras
Justa y Rufina.

17
Santa Justa y Rufina
son dos hermanas.
¡Qué buenas alfareras
tuvo Triana!
De barro hicieron
un Niño que fue siempre
Dios verdadero!

18
Santa Justa y Rufina
son dos hermanas
y las mejores mozas
que hubo en Triana.

19
Santa Justa y Rufina
son dos hermanas,
una hermana en Sevilla
de mi Triana.
Viva el tronío
que en un barco de vela
se va hacia el río.
Puerto Camaronero
donde van por la tarde
los trianeros.


20
Triana alfarera
con manos de gloria
de viejas leyendas
que cuentan su historia.

21
Triana tiene un Ángel,
¡qué Ángel!
que es alfarero,
que de barro hace Santos
¡qué Ángel!
pa el mundo entero.
Y en porcelana
pinta la Macarena
¡qué Ángel
tiene Triana!

22
Y allá va la macarena
como un río de azucena,
como un trueno de colores,
de sonrisas y esplendores...
Se detienen los tranvías,
para la circulación
y el gremio de construcción;
en el barrio de Triana,
porque sale esta serrana,
¡cierra las alfarerías!


1.- Serafín y Joaquín Álvarez Quintero. Obras completas. Tomo 7º. Pág. 9.996. Espasa-Calpe, S.A. Madrid, 1967
2.- José Vaquerizo Meléndez. Revista "Triana". Nº 22, Julio 1987.
3.- Emilio Jiménez Díaz (letra) y Francisco Cabeza Hernández (música). Grabada por "No-madeja-do". Ediciones Horus (60.017). 1989.
4.- Misma referencia.
5.- Misma referencia.
6.- Misma referencia.
7.- Daniel Pineda Novo. "Amaneceres" (Poemas y Cantares). Pág. 63. A.Orellana. Coria del Río. 1969.
8.- Joaquín Oliva (letra) y Manuel García (música), Grabada por "Los Rocieros". Movieplay (17-2570/0). 1981.
9.- Fernando Lastra Sánchez.
10.- Manuel Lauriño Cobos.
11.- Juan de Dios Pareja-Obregón. "Tarajes". Pág. 367. Sevilla, 1984.
12.- Melado/ Baras/ Marvizón/ De Juan. Grabada por "El Turronero". Ediciones Senador (D-01044). El célebre Tejar del Moro estaba situado entre las calles Tejares y Manuel Arellano. Los tejares de Luna, de Pepillo el de las tejas, de Pozo y de Salas, entre otros, estaban también situados en este sector, antiguamente indistrial.
13.- Paulino González Jiménez (letra) y Feliciano Pérez (música).
14.- Popular. Anotada por Ángel Vela Nieto. Revista "Triana". Nº 11.
15.- Paulino González Jiménez (letras) y Federico Alonso Pernía (música). Grabada por "El Pali". Hispavox, S.A. (550/7901641). Madrid. 1988.
16.- Paulino González Jiménez (letra) y Federico Alonso Pernía (música). Grabada por "Arte Flamenco". Dial Discos (51-0087). 1982. En distintas coplas de este apartado, aparecen los nombres de las santas Justa y Rufina, hermanas alfareras trianeras que se dedicaban a la venta de cacharrería por las calles. Al negarse ambas a adorar al ídolo pagano Salambó, motejado por el pueblo como Salambona, el pretor romano Diogeniano mandó hacerlas prisioneras en las cárceles adyacentes al Pretorio o Curia romana, situadas frente a la desaparecida Puerta del Sol, lugar donde más tarde se alzaría el Convento del Celestial y Primitiva Orden de la Santísima Trinidad, Fundación de San Fernando, hoy iglesia de la Trinidad, en la que aún existen esas cárceles. Justa murió en ellas el 17 de julio de año 257 -según biografía de las santas, escrita por el presbítero salesiano Pedro Ricaldone el año 1896-, y Rufina, la más pequeña, dos días después fue lanzada a los leones en el Anfiteatro que la propia ciudad poseía en la Puerta de Córdoba, tal como relatan algunos historiadores, aunque, al parecer, fue llevada de nuevo a la cárcel recibiendo la muerte de manos del verdugo. El gremio de alfareros las tiene de Patronas y estableció hermandad, fundada el año 1589, en la Parroquia de Santa Ana. Tras algunos problemas que se desconocen, la hermandad sale de Santa Ana y se une con la de la Estrella, que sigue ostentando entre sus leyendas corporativas los nombres de las santas. Desde el Hospital y Capilla de la Encarnación, la hermandad vuelvo de nuevo a Santa Ana en el mes de agosto de 1758. Hace apenas un año se destruyó, al final de la calle Tejares, el último reducto del antiguo Tejar de Santas Justa y Rufina, de cuya existencia en otros años daba fe un antiguo muralito cerámico que no ha podido ser salvado de la piqueta. Últimamente, el solar estaba ocupado por la chatarrería del industrial Miguel Llorca. En el año 1961 se crea en la nieva barriada de Santa Cecilia, en la calle Maestro Arieta, una nueva parroquia, llevando el nombre de santas tan queridas en Triana. Muchos han sido los poemas, coplas y romances que han cantado la fortaleza de estas hermanas, algunos tan hermosos como este de Isabel de Cheix, publicado en 1896 en el citado libro de Ricaldone, cuya primera edición guardo como oro en paño:

De Vírgenes y Mártires,
palma y corona,
traed a las humildades
fragantes rosas;
que de Triana
serán siempre el orgullo,
la cifra y gala.

17.- Emilio Jiménez Díaz
18.- Anotada por Benito Mas y Prat. "La tierra de María Santísima". Pág. 81. Biblioteca Giralda. Madrid, 1925.
19.- A. García Padilla (letra) y J. Mostazo (música). Bulerías con remate por sevillanas del repertorio de Estrellita Castro.
20.- J. Antono Cabeza Hernández. Grabada por José Luis del Serranito. Ediciones Troavador (T.D.S. 0001). 1990.
21.- Oliva/ Palacios/ Moradiellos. Grabada por "El Pali". Hispavox, S.A. (S-30.002). Madrid, 1978.
22.- Manuel Barbadillo. "Geranios". Pág. 130. Jerez Industrial, 1940. 


3 comentarios:

  1. ¡Qué buen sonetista era Pacheco...!
    Emilio, el tercer verso del poema "al alfarero" no es "pues que en la industria del barro...", sino "y es que etcétera. Ese azulejo lo mandamos colocar Bautista y yo; el otro lo rompieron y no había forma de que en San Jacinto se enteraran; era cuando vendieron la casa a una constructora y había que ir degradándola. Le falló la memoria al ceramista, pero, total, una conjunción por otra, aunque suena mal... Yo le tengo un especial cariño. Primero porque como sabes mi padre fue alfarero y, segundo, porque la miguilla a la que asistí estaba al lado, en la calle San Jorge, la de Luisa (que era Eloisa) y fue lo primero que leí en la calle. Historias...

    ResponderEliminar
  2. Emilio Jiménez Díaz15 de junio de 2011, 23:47

    ¡Gran, inmenso sonetista nuestro buen amigo Manolo!
    En cuanto a lo del azulejo, esta fotografía la hice yo mismo: o el ceramista se equivocó a la hora de transcribirlo o no me lo explico. ¿Me puedes aclarar el tema de la equivocación?

    ResponderEliminar
  3. Si, imaginaba que la foto era tuya y reciente. Ya lo explico: el tercer verso debe decir "y es que en la industria del barro...", en vez de "pues que en la industria del barro...". No tiene demasiada importancia pero suena mal.

    ResponderEliminar