lunes, 11 de abril de 2011

CANCIONES POR NUESTRAS VIDAS: LA ÉPOCA DEL ALUVIÓN (134)


LOS BRAVOS
Continuando por la hermosa senda de algunas de las canciones que se hicieron más famosas en los años de los sesenta a setenta, nos encontramos con un éxito que incluso traspasó nuestras fronteras nacionales. "La motocicleta", o simplemente "La moto", del grupo "Los Bravos", fue un bombazo en su tiempo. Curiosamente, esta canción, con  letra y música de Manolo Díaz, fue protagonista de un altercado con el grupo rival "Los Pasos", que, al parecer, tenían antes que ellos el permiso del autor para la grabación. De todas formas, salió antes la versión de "Los Bravos", y aunque los pasos la grabaron inmediatamente y la casa discográfica se volcó en apoyos publicitarios, la versión que el público aceptó desde el principio fue la de este grupo, formado por el alemán Michael Volter, al que llamaban como Mike Kennedy, Antonio Martínez, Manolo Fernández, que era sevillano, Miguel Vicens y Pablo Sanllehí. En la historia de "Los Bravos" se puede decir que, junto a otros éxitos, los más singulares fueron los de "Black is black" y el de esta composición, grabada el año 1966.

Quiero una motocicleta / que me sirva para correr / y quiero una camiseta / que tenga el número 100. /Y hacer uff, uff, / poder llegar a cualquier lugar, / llegar, mirar y regresar. / Yo no quiero bicicleta, / no me gusta pedalear, / ni tampoco una carreta / por lo despacio que va. / Quiero uff, uff, / una gran moto que corra igual / que un cohete espacial. / Yo lo que no tengo es tarjeta / para poder circular, / pues vaya una papeleta, / me tendré que examinar. / Haré uff, uff, / se quedará sin poder hablar / y me felicitará. / Pero la motocicleta / cómo la voy a comprar, / si no tengo una peseta / y no sé cómo ahorrar. / Quiero uff, uff, /una gran moto que corra igual / que un cohete espacial. / Haré uff, uff, uff.
MIGUEL RÍOS

Basada en el último movimiento de la 9ª sinfonía de Beethoven "Oda a la alegría", que fue considerada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, y es el Himno de la Unión Europea desde 1972, y con adaptación de Waldo de los Ríos, el cantante granadino Miguel Ríos graba en 1969 el tema "Canto a la alegría", que en más de una ocasión todos hemos cantado o tarareado en cualquier celebración. ¿La recuerdan?

Escucha hermano / la canción de la alegría, / el canto alegre / del que espera un nuevo día. / Ven, canta, sueña cantando, / vive soñando el nuevo sol / en que los hombres / volverán a ser hermanos. / Ven, canta, sueña cantando, / vive soñando el nuevo sol / en que los hombres / volverán a ser hermanos. / Si en tu camino / sólo existe la tristeza / y el llanto amargo / de la soledad completa, / ven, canta, sueña cantando, / vive soñando el nuevo sol / en que los hombres / volverán a ser hermanos. / Si es que no encuentras / la alegría en esta tierra, / búscala, hermano, / más allá de las estrellas. / Ven, canta, sueña cantando, / vive soñando el nuevo sol / en que los hombres / volverán a ser hermanos.

El cantante Julio Iglesías, con  la canción de su autoría, titulada "Gwendolyne", logró el año 1970 el primer premio del Festival de la Canción de Barcelona, que le dio pie para presentar a España en el Festival de Eurovisión, celebrado en aquella ocasión en Ámsterdam, logrando en el mismo la cuarta posición. Este revés no amilanó al cantante madrileño, que graba el tema y lo convierte en uno de los grandes éxitos internacionales en el inicio de su carrera, que luego sería larga y fructífera como todos conocemos:
JULIO IGLESIAS

Tan dentro de mí, / conservo el calor / que me hace sentir, / conservo tu amor / tan dentro de mí / que aún puedo vivir / muriendo de amor, / viviendo de ti. / Como buscan las olas / la orilla del mar, / como busca el marino / su puerto y su hogar, / yo he buscado en mi alma / queriéndote hallar / y tan sólo encontré mi soledad. / Y a pesar que estás lejos, / tan lejos de mí, / a pesar de otros besos, / quizás, Gwendolyne, / aún recuerdes el tiempo / de aquel nuestro amor, / aún te acuerdes de mí. / Y aún recuerdo aquel ayer / cuando estabas junto a mí, / tú me hablabas del amor / y aún podía sonreír, / y aún recuerdo aquel ayer / y ahora te alejas de mí. / Le he pedido al silencio / que me hable de ti, / he indagado en la noche / queriéndote oír, / y al murmullo del viento / le he oído decir / tu nombre... Gwendolyne.

Por aquellos años una canción se haría muy famosa en la voz de una joven llamada María Isabel Llaudés, pero conocida por todos como "Karina", que ya estaba pegando fuerte con algunos temas muy pegadizos. En esta ocasión "Las flechas del amor" (1968) constituyó un auténtico éxito, logrando ser el número 1 de las listas el año 1969 y la canción más pedida en las emisoras. Tan señalado triunfo le dio pie para representar a España en el Festival de Eurovisión de 1971 en Dublín, donde quedó en un importante segundo lugar. Esta canción llevaba letra de A. Ryamond y música del inglés Michael Hazlewood. Decía así:

KARINA
Al mirar el cielo azul / a Cupido descubrí, / disparaba con sus flechas / pero el blanco ni le vi. / Tal vez yo o tal vez tú, / tal vez a ti te alcanzarán, / pero ya te darás cuenta / pues se clavan de verdad. / Aquí está, / viene ya tan feliz, / con sus flechas de amor para ti, / quizás también para mí. / Esas flechas van contigo / donde quiera que tú vas, / están entre de tu pelo / y en tu forma de mirar, / son las flechas que se clavan / una vez y otra vez más, / esas flechas van contigo / donde quiera que tú vas. / Y verás que te dirán / que no tienes corazón, / y que nunca te preocupas / de pensar en el amor. / Es igual pues al final / a todos tienen que tocar / y las flechas se reparten / pues Cupido viene y va. / Aquí está,  /  viene ya tan feliz, / con sus flechas de amor para ti, / quizás también para mí. / Esas flechas van contigo / donde quiera que tú vas, / están entre tu pelo / y en tu forma de mirar, / son las flechas que se clavan / una vez y otra vez más, / esas flechas van contigo / donde quiera que tú vas. / Aquí está, / viene ya tan feliz, / con sus flechas de amor para ti, / quizás también para mí, / si también para mí. / Esas flechas van contigo / donde quiera que tú vas, / están entre tu pelo / y en tu forma de mirar, / son las flechas que se clavan / una vez y otra vez más, / esas flechas van contigo / donde quiera que tú vas. / La la la la la ra la la...
PALITO ORTEGA

Una canción totalmente intrascendente, pero con una letra y música muy pegadizas, nos trajo el prolífico argentino Palito Ortega por aquellos años. Seguro que todos ustedes la recuerdan ya que era una pachanguita muy apropiada de los bailes de juventud. "Te vas a enamorar" (1969) era el título de esta canción cien por cien repetitiva:


Yo sé que este verano te vas a enamorar, / te vas a enamorar, / te vas a enamorar. / Yo sé que este verano te vas a enamorar, / te vas a enamorar, / te vas a enamorar. / Toda la gente en el verano, / alegre sonríe mucho más, / chicas y chicos que se encuentran, / nuevos amores nacerán. / Yo sé que este verano te vas a enamorar, / 
te vas a enamorar, / te vas a enamorar. / Y
o sé que este verano te vas a enamorar, / 
te vas a enamorar, / te vas a enamorar. / G
ente que ríe por las calles, / gente que ríe 
junto al mar, / todos olvidan sus problemas, / junto a la playa cantarán. // (Estribillo) // Toda  la gente en el verano, / alegre 
sonríe mucho más, / chicas y chicos 
que se encuentran, / nuevos amores nacerán. // (Estribillo).




Mañana seguiremos rebañando por nuestro viejo archivo algunas de las canciones que nos queden de esta década, esas que de una forma u otra se hayan ganado el recuerdo. Por hoy, ya está bien.

4 comentarios:

  1. A Palito Ortega la política no le ha sentado bien; no hay más que ver la cara que se le quedado...
    El pobre Julito con todo el dinero que ha ganado con su sosería no ha podido comprarse el otro perfil...
    Estas canciones sugieren muchas cosas, Emilio. Ya ves, de "Los Bravos" siempre tengo presente el suicidio del organista, Manolo creo que se llamaba. Si la memoria no falla, su novia murió en accidente de tráfico yendo con él; el muchacho no pudo reponerse de la tragedia. La triste historia la recuerdo en páginas del diario "Pueblo" que leía mi padre.

    ResponderEliminar
  2. Fue nuestro tiempo, Ángel. "Los Bravos" fue mi grupo preferido en los años 66 en adelante. Hicieron una música totalmente nueva. Recuerdo en la plaza de toros de La Maestranza un festival que, al instaurarse mi empresa en la plaza del Duque en marzo de 1968, organizó, en el mes de junio, con el nombre de ¡Viva la juventud! Nosotros montamos el escenario. En el cartel: Los Pekeniques, Los Canarios, Los Pasos, Los Bravos, Los Relámpagos..., recuerdo que en aquella explosión de juventud al final del concierto, que se hizo por la tarde, perdí un zapato que una joven colega me quitó para tirarlo al albero, con lo cual tuve que volver a Triana descalzo. Pero ¡qué maravilla, qué tiempos, qué música más prodigiosa!

    ResponderEliminar
  3. Historias de juventud en un tiempo ideal. Nunca la música joven llegó a cotas tan altas de calidad y cantidad; sin duda fue "la década prodigiosa". Lo tuyo es, desde luego, para no olvidarlo, ¡vaya cartel! Y descalzo pa Triana...

    ResponderEliminar
  4. Descalzo... y eran los únicos zapatos que me estaban bien. Al día siguiente salí para Málaga y no recuerdo con qué calzado. ¡La juventud loca!

    ResponderEliminar