viernes, 8 de abril de 2011

CANCIONES POR NUESTRAS VIDAS: LA ÉPOCA DEL ALUVIÓN (131)

SANDIE SHAW
Por la publicidad televisiva y radiofónica, las canciones que participaban en el Festival de Eurovisión, sobre todo las ganadoras, gozaban de un extraordinario éxito. Así ocurrió con "Marionetas en la cuerda" (1967), con letra y música de Bill Martin y Phil Coulter, y que fue la ganadora de la edición de 1967 en la voz de una jovencita inglesa que ya era número uno en su país. Me refiero a Sandra Ann Goodrich, más conocida por el nombre artístico de Sandie Shaw, que se haría aún más famosa por cantar siempre descalza. ¿Recuerdan la canción?:

¡Ay! si me quisieras lo mismo que yo / pero somos marionetas bailando sin fin / en la cuerda del amor. / Un payaso de feria seré / queriéndote siempre así, / dando vueltas de amor viviré / siempre detrás de ti. / No sé ni donde vas, / ni dónde me llevarás. / ¡Ay! si me quisieras lo mismo que yo / pero somos marionetas bailando sin fin / en la cuerda del amor. / Es la angustia de estar sin saber / cuando tú me querrás, / es la cuerda que puede romper / mucha felicidad. / No sé ni donde vas, / ni donde me llevarás. / ¡Ay! si me quisieras lo mismo que yo / pero somos marionetas bailando sin fin / en la cuerda del amor. / ¡Ay! si me quisieras lo mismo que yo /  pero somos marionetas bailando sin fin / en la cuerda del amor. / En la cuerda del amor...

Emilio "El Moro", mi tocayo, no desaprovechó la ocasión de este éxito de la inglesita para lograr el suyo propio con esta parodia singular preñada de humor.

Ay, si me quisieras lo mismo que yo, / pero eres un majareta llevando el dos ci / por la curva el Perelló. / Un patoso de feria seré / llevándote siempre así. / Dando vueltas en la moto iré, / tú corriendo detrás de mí. / No sé cuándo parará, / ni a dónde me arrastrará. / Ay, si tú bebieras lo mismo que yo, / cogería una borrachera gritando sin fin / delante del mostrador. / Esta angustia de estar sin beber, / cuándo tú me darás. / Diez botellas de tío Pepé / dan mucha felicidad. / No sé ni dónde vas / ni dónde la comprarás. / Ay, si me quisieras lo mismo que yo, / pero como la Enriqueta tú bailas sin fin / en la soga del amor. / Ay, si me quisieras lo mismo que yo, / pero como marioneta tengo la nariz / lo mismito que un tapón. / En la cuerda te ahorco yo. Yo...


Tras esta broma perversa y genial de Emilio "El Moro", continuamos con las canciones más exitosas de esta década en la que se mezclaron todos los estilos. Otra de las que se hizo sonar a base de bien fue "Me lo dijo Pérez" (1965), con letra de J.A. García Gallo y música de Alberto Cortez, quien curiosamente es quien canta el tema en el Festival de Mallorca sin conseguir alzarse como ganador. Esta canción la versionarían, entre otros, Karina y Moncho, aunque quien lo popularizó en España fue el grupo "Los Tres Sudamericanos":

Me lo dijo Pérez, / que estuvo en Mallorca / y vino encantado / de todas las cosas / que vió por allí. / Me lo dijo Pérez, / que estuvo en Mallorca, / Que allí la alegría, / de noche y de día / nunca tiene fin. / Si vieras me dijo / qué lindas muchachas / que aman en la playa / jugando en el mar. / Parece que el agua / las besa y les deja / su tan delicioso saborcito a sal. / Y yo que me muero / por ir a Mallorca / con eso de Pérez empiezo a pensar, / en meter mis cosas, mis sueños y ritmos / en una maleta y largarme p'allá. / Me lo dijo Pérez, / que estuvo en Mallorca / y vino encantado / de todas las cosas / que vió por allí. / Me lo dijo Pérez, / que estuvo en Mallorca / que en todo guateque / se baila el merengue,/ la yenka y el son. / Si vieras entonces / cómo las muchachas / mueven las caderas / casi sin parar, / parece que el aire de todo Mallorca / se mueve con ellas al mismo compás. / Y yo que quisiera cantarles mi ritmo / con eso de Pérez empiezo a pensar / en meterlas todas en una maleta / subirme en un barco y largarme p'allá. / Me lo dijo Pérez, / que estuvo en Mallorca / y vino encantado / de todas las cosas / que vió por allí. / Me voy a Mallorca. / ¡Vamos Pérez! / Me voy a Mallorca. / Me voy a Mallorca. / Pérez, vamos... / Me voy a Mallorca…


Y si esta canción fue popular, ¿qué me dicen del célebre "La, la, la" que interpretase Massiel en el Festival de Eurovisión consiguiendo el primer premio? La historia de esta canción es de todos conocida. La letra era de Manuel de la Calva y la música de Ramón Arcusa, es decir, del "Dúo Dinámico", y en un principio iba a ser cantada por Joan Manuel Serrat, quien exigió cantarla en su lengua vernácula: el catalán. Desde altas instancias se le dijo que nada de nada, así que en nueve días se la tuvo que preparar la madrileña María Félix de los Ángeles Santamaría, conocida artísticamente por "Massiel". El festival se celebró en el Royal Albert Hall de Londres, y en contra de todos los pronósticos, participando en él incluso Cilff Richard, con su célebre tema "Congratulations", ganó la española en la edición de 1968. El periodista José María Aguilar, con motivo de los 25 años de la canción, escribió lo siguiente en el diario ABC del 8 de abril de 1993: "Tras el brillante triunfo londinense, a Massiel, artista nada incómoda para el Régimen, no le importó acudir a cuantas recepciones fuesen precisas. Serrat seguía en lo suyo. Años después, el cantautor catalán hubo de salir por pies de España, procediéndose incluso a retirar sus discos de emisoras de radio y de tiendas. Restablecida la democracia, Serrat retornó y Massiel -¡oh, sorpresa- se nos definió como socialista y defensora a capa y espada de la rosa marchita. Veinticinco años después del "La, la, la" Serrat sigue estando -"congratuliations"- donde estaba; otros, u otras, no. Pero, bueno, eso en España tampoco es ya noticia."  Lo cierto es que a nadie se le olvidó la canción desde 1968, y que aún sigue habitando en la memoria colectiva:
MASSIEL


La la la la / la la la / la la la... /  Yo canto a la mañana / que ve mi juventud / y al sol que día a día / nos trae nueva inquietud. /  Todo en la vida es / como una canción / que cantan cuando naces / y también en el adiós. /   La la la la / la la la / la la la... / La la la la / la la la / la... / La la la la / la la la / la la la... / La la la la / la la / la... / Le canto a mi madre / que dio vida a mi ser, / le canto a la tierra / que me ha visto crecer. /  Y canto al día en que / sentí el amor, / andando por la vida / aprendí esta canción. /  La la la la / la la la / la la la... / La la la la / la la / la la... / La la la la / la la la / la la la... / La la la la / la la / la la...


Y aun estando en esa época de aluvión, en la que tantos ritmos y voces nuevas se iban incorporando a nuestra canción tradicional, ésta seguía vivita y coleando y ofreciéndonos canciones tan pegadizas como esta que hizo muy popular la cantaora y cantante jerezana Lola Flores. "A tu vera" (1964), con letra de Rafael de León y música del maestro cacereño Juan Solano, se convirtió en uno de los éxitos de la época y en una de las canciones más representativa de la carrera de Lola:


A tu vera, a tu vera, / siempre a la verita tuya, / siempre a la verita tuya, / hasta que de pena muera. / Que no mirase tus ojos, / que no rondase  tu puerta, / que no pisase de noche, / las piedras de tu calleja. / A tu vera, / siempre a la verita tuya, / siempre a la verita tuya, / hasta que de amor me muera. / Mira que dicen y dicen, / mira que la tarde aquella, / mira que si fue y si vino / de su casa a la alameda. / Y así mirando y mirando, / así empezó mi ceguera, / así empezó mi ceguera. // (Estribillo) // Que no bebiese en tu pozo, / que no jurase en tu reja, / que no mirase contigo, / la luna de primavera. / Ya pueden clavar puñales, / ya pueden cruzar tijeras, / ya pueden cubrir con sal / los ladrillos de tu puerta. / Ayer, hoy, mañana y siempre / eternamente a tu vera, / eternamente a tu vera. // (Estribillo) 


ROCÍO JURADO
También una rumba se haría muy célebre por estos años con el título "No me des guerra", con letra de Ochaíta y música del maestro Solano, rumba que cantó Gracia Montes, que popularizó Bambino y que tuvo un éxito excepcional en la voz de la chipionera Rocío Jurado:


Quiero vivir en paz, en paz, / no me des guerra, guerra, guerra, / mira que soy capaz, capaz, / de hundir mi cuerpo bajo tierra. / Ante los celos / yo era una llama viva y viva, / ya no me tengo casi en pié / voy como un barco a la deriva. / Le pido a Dios, y a Dios, y a Dios, / no seas la misma ni yo el mismo / y que se cierre entre los dos / la senda negra del abismo. / Quiero vivir, vivir, vivir, / y es lo que queda, queda, y queda, / y como el barco se va a hundir te digo: / sálvese el que pueda. / Ay, déjame en paz, y en paz, y en paz, / no me des guerra, guerra, guerra, / mira que soy capaz, capaz, / de hundir mi cuerpo bajo tierra. / Déjame en paz, y en paz, y en paz, / no me des guerra, guerra, guerra, / mira que soy capaz, capaz, / de hundir mi cuerpo bajo tierra. / Le pido a Dios, y a Dios, y a Dios, / no seas la misma ni yo el mismo / y que se cierre entre los dos / la puerta negra del abismo. / Quiero vivir, vivir, vivir, / eso que queda, queda, queda, / y como el barco se va a hundir te digo: / sálvese el que pueda. / Por Dios, déjame en paz, y en paz, y en paz, / no me des guerra, guerra, guerra, / mira que soy capaz, capaz, / de hundir mi cuerpo bajo tierra.


¿Dejamos algo para mañana? Creo que sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario