viernes, 1 de abril de 2011

CANCIONES POR NUESTRAS VIDAS: LA ÉPOCA DEL ALUVIÓN (124)

LOS BRINCOS
Los "Beatles" españoles, como así se denominó a "Los Brincos", triunfaron en esta década con casi todos sus temas, colocando la mayoría de ellos en el número uno de las listas de éxitos. Uno de estos temas del grupo, titulado "Flamenco" (1965), fue de los que se pegaron más al oído de una juventud ansiosa de las composiciones de las nuevas agrupaciones musicales:

Si me preguntas a dónde voy / y si tú quieres saber quién soy / piensa que es fácil de adivinar / que yo soy yo, / oh, oh, oh, oh, oh, oh, / oh, oh, oh, oh, oh, oh. / Si te preocupa mi porvenir / puedes dejar de pensar en mí / no lograrás hacerme cambiar / soy como soy, / oh, oh, oh, oh, oh, oh, / oh, oh, oh, oh, oh, oh. / Piénsalo bien y decídete, / no tengo tiempo para perder, / pronto mi novia tú vas a ser, / lo digo yo, / oh, oh, oh, oh, oh, oh, / oh, oh, oh, oh, oh, oh.    / Nunca jamás te arrepentirás / porque si buscas felicidad / solo a mi lado la encontrarás / lo digo yo, / oh, oh, oh, oh, oh, oh. / oh, oh, oh, oh, oh, oh.

Guijarro y Augusto Algueró hicieron un buen tádem en esta década produciendo canciones y más canciones con gran éxito para un determinado público. Una de estas composiciones fue "Una chica ye yé" (1965), que interpretó Conchita Velasco e incluyó en la película "Historia de la televisión" (1965). Muchos años más tarde la versionaría Marta Sánchez con el Grupo Olé:


CONCHA VELASCO
No te quieres enterar ye ye, / que te quiero de verdad,  ye, ye, ye, ye, / y vendrás a pedirme de rodillas / un poquito de amor, / pero no te lo daré, ye ye, / porque no te quiero ver, ye, ye, ye, ye, /  porque tú no haces caso ni te apiadas / de mi pobre corazón. / Búscate una chica, / una chica ye ye / que tenga mucho ritmo / y que cante en inglés, / con el pelo alborotado, / y las medias de color, / una chica ye ye, / una chica ye ye / que te comprenda como yo. /  No te quieres enterar, ye ye / que te quiero de verdad, / ye, ye, ye, ye, / y vendrás a pedirme y a rogarme, / y vendrás como siempre a suplicarme, / que sea tu chica ye ye, / que sea tu chica ye ye, / que sea tu chica ye ye, / que sea tu chica ye ye. / Búscate una chica / una chica ye ye / que tenga mucho ritmo / y que cante en inglés, / con el pelo alborotado, / y las medias de color, / una chica ye ye, / una chica ye ye / que te comprenda como yo.


El buque insignia del gran Enrique Montoya fue, sin duda alguna, el tema de Rafael de León y el maestro Solano titulado "Señorita". Toda la sensibilidad del artista utrerano se pone de manifiesto en esta bella balada de la que él hacía una obra maestra:
ENRIQUE MONTOYA


Lleva ya casi un siglo / con un nombre en la boca, / y jamás lo pronuncia / delante de la gente. / Es el nombre de un hombre / que bordó como loca / en sábanas de hilo, / desesperadamente. / Cuando llega la noche / su pesar desemboca / en canción sin palabras, / amarilla y doliente. / Y en el mar del espejo / su sonrisa retoca / por si acaso aquel hombre / volviera de repente. / Señorita / la llaman el juez y el escribano, / que conocen sus años / y su pena infinita. / Señorita / el muchacho, el niño y el anciano, / cuando vuelve del rezo / o sale de visita. / Y al mirar sin anillo / la nieve de su mano, / el pueblo soberano / la llama señorita, / señorita, señorita, señorita. / Señorita / le dice la gente maliciosa, / al notar su pintura / apagada y marchita. / Señorita, el cartero / al verla ruborosa / preguntar por la carta / que tanto necesita. / Y ella misma al mirarse / tan sola y ojerosa, / con rabia dolorosa, / se llama señorita, / señorita, señorita, señorita.

A finales de esta década, una joven inglesa, casi una niña, llamada Jeanette Anne Dinech, más conocida como "Jeanette", consigue un éxito internacional cantando en español la canción de Manuel Alejandro "Soy rebelde", que se vería versionada en poco tiempo en varios idiomas:

Yo soy rebelde / porque el mundo me ha hecho así, / porque nadie me ha tratado con amor, / porque nadie me ha querido nunca oír. / Yo soy rebelde / porque siempre sin razón / me negaron todo aquello que pedi / y me dieron solamente incomprensión. / Y quisiera ser / como el niño aquel / como el hombre aquel que es feliz, / y quisiera dar / lo que hay en mí / todo a cambio de una amistad, / y soñar, y vivir, / y olvidar el rencor, / y cantar, y reír, / y sentir solo amor. / Yo soy rebelde / porque el mundo me ha hecho así, / porque nadie me ha tratado con amor, / porque nadie me ha querido nunca oír. / Y quisiera ser / como el niño aquel, / como el hombre aquel que es feliz, / y quisiera dar lo que hay en mí, / todo a cambio de una amistad, / y soñar, y vivir, / y olvidar el rencor, / y cantar, y reír, / y sentir solo amor.


Si se pudiera definir una década como la de un grupo, ésta sería la del "Dúo Dinámico". Estos dos amigos barceloneses coparon los grandes éxitos de los sesenta, convirtiéndose en cantantes, compositores y productores de muchas figuras que gracias a ellos salieron a la palestra. Uno de los grandes éxitos de su autoría fue el tema "Perdóname" (1963), con letra de Ramón Arcusa y música de Manuel de la Calva:


DÚO DINÁMICO
Te perdí por culpa de un error, / te perdí y destrocé mi corazón, / y ante ti, vuelvo al fin / a llorar y a suplicar. / Perdóname, he sido ingrato, / perdóname, te quiero tanto / que yo sin ti / no se vivir, mi amor, / que yo sin ti, voy a morir de dolor. / Perdóname, te necesito. / Perdóname, te lo suplico, / vuelve otra vez, / recuerda aquel ayer, / vuelve otra vez / a darme tu querer.Vuelve otra vez, / recuerda aquel ayer, / vuelve otra vez / a darme tu querer.


Mañana, que es dentro de un rato, seguiremos paseando por esta apasionante década que nos llenó la vida de músicas y hermosas canciones.

2 comentarios:

  1. El Dúo Dinámico" fue un fenómeno social, una locura musical para la juventud de entonces, la nuestra. A un éxito sucedía otro del mismo alcance, y todo basado en una excelente voz, la de Manolo de la Calva, y una presencia al gusto de la época.

    ResponderEliminar
  2. Todo lo del "Dúo Dinámico" se convertía en éxito al momento. Las canciones eran preciosas. Guardo de ellos muchos singles de aquella época hermosa en la que eran los números uno.
    Me alegra que te gusten.

    ResponderEliminar