lunes, 18 de abril de 2011

CANCIONES POR NUESTRAS VIDAS: EL MAREMÁGNUM MUSICAL (141)

MOCEDADES
Un grupo vasco formado en 1969, y llamado "Mocedades", se hizo muy popular gracias al repertorio de sus canciones y a las excelentes voces de sus intérpretes. El año 1973 lograron el segundo premio en el Festival de Eurovisión con una canción del compositor cántabro Juan Carlos Calderón, titulada "Eres tú", canción que todos ustedes recordarán:

Como una promesa, eres tú, eres tú. / Como una mañana de verano. / Como una sonrisa, eres tú, eres tú. / Así, así, eres tú. / Toda mi esperanza, eres tú, eres tú. / Como lluvia fresca en mis manos, / como fuerte brisa, eres tú, eres tú. / Así, así, eres tú. / Eres tú como el agua de mi fuente, / algo así eres tú. / Eres tú el fuego de mi hogar. / Eres tú como el fuego de mi hoguera. / Eres tú el trigo de mi pan. / Como mi poema, eres tú, eres tú. / Como una guitarra en la noche, / todo mi horizonte eres tú, eres tú. / Así, así, eres tú. / Eres tú como el agua de mi fuente, / algo así eres tú. / Eres tú el fuego de mi hogar. / Eres tú como el fuego de mi hoguera. / Eres tú el trigo de mi pan.


Ya pasó por nuestras páginas el gran rockero granadino Miguel Ríos, pero al final de esta década del maremágnum musical volvió a aparecer con un tema singular del compositor argentino Roque Navaja, que logró un gran éxito en estos años. Me refiero a "Santa Lucía" (1980):


MIGUEL RÍOS
A menudo me recuerdas a alguien, / tu sonrisa la imagino sin miedo, / invadido por la ausencia / me devora la impaciencia, / me pregunto si algún día te veré. / Ya sé todo de tu vida, y sin embargo / no conozco ni un detalle de ti. / El teléfono es muy frío, / tus llamadas son muy cortas, / yo si quiero conocerte y tu no a mi, / por favor... / Dame una cita, / vamos al parque, / entra en mi vida / sin anunciarte, / abre las puertas, / cierra los ojos, / vamos a vernos / poquito a poco. / Dame tus manos, / siente las mias / como dos ciegos, / Santa Lucia. / Santa Lucia. / Santa Lucia... / A menudo me recuerdas a mí. / La primera vez pensé se ha equivocado, / la segunda vez no supe que decir, / las demás me dabas miedo, / tanto loco que anda suelto / y ahora sé que no podría vivir sin ti. / Por favor... / Dame una cita, / vamos al parque, / entra en mi vida / sin anunciarte, / abre las puertas, / cierra los ojos, / vamos a vernos / poquito a poco. / Dame tus manos, / siente las mias / como dos ciegos, / Santa Lucia... / Santa Lucia... / ohh, Santa Lucia... / A menudo me recuerdas a mí...

Y dando una vuelta a la tortilla, el año 1975 nos aparece una rumba flamenca super pegadiza en la voz de Manolo Escobar. Una rumba que con el título de "Qué guapa estás", con letra y música de Juan Bautista, se canta por todos los sitios. De ahí que en este maremágnum musical la tengamos anotada como una de las canciones más populares de esos años:
MANOLO ESCOBAR
Con la cara lavada / y recién peiná, / recién peiná, / recién peiná. / Niña de mis amores, / qué guapa estás, / qué guapa estás, / qué guapa estás. / Qué guapa estás, / qué guapa estás, / con tus encantos / al natural. / Qué guapa estás, / qué guapa estás, / así, mi vida, / qué guapa estás. / No te pintes en la cara / colores artificiales, / que los tuyos son bonitos / y, además, son naturales. // (Estribillo) // Los colores de tu cara / me tienen loco perdío, / ay, niña de mis amores, / me estás quitando el sentío. // Con la cara lavada / y recién peiná, / recién peiná, / recién peiná. / Niña de mis amores, / qué guapa estás, / qué guapa estás, / qué guapa estás.

Una canción del prolífico y genial Roberto Carlos, con la compañía compositora de Erasmo Carlos, también se hizo famosísima en aquellos años y sigue aún viviendo en nuestra época. Me refiero a la canción "Eu quero apenas", titulada en español "Un millón de amigos" ¿La recuerdan? Seguro que sí:

Yo sólo quiero mirar los campos, / yo sólo quiero cantar mi canto, / pero no quiero cantar solito, / yo quiero un coro de pajaritos. // Quiero llevar este canto amigo, / a quien lo pudiera necesitar, / yo quiero tener un millón de amigos / y así más fuerte poder cantar. // Yo quiero tener un millón de amigos / y así más fuerte poder cantar. / Yo sólo quiero un viento fuerte, / llevar mi barco con rumbo norte, / y en el trayecto voy a pescar / para dividir luego al arrivar. // (Estribillo) //  Yo quiero creer la paz del futuro, / quiero tener un hogar sin muro, / quiero a mi hijo pisando fuerte, / cantando alto, sonriendo libre. // (Estribillo) // Yo quiero amor siempre en esta vida / sentir calor de una mano amiga, / quiero a mi hermano sonrisa al viento, / verlo llorar pero de contento. // (Estribillo) // Venga conmigo a ver los campos, / cante conmigo también mi canto, / pero no quiero cantar solito, / yo quiero un coro de pajaritos. // Quiero llevar este canto amigo / a quien lo pudiera necesitar, / yo quiero tener un millón de amigos / y así más fuerte poder cantar. / Yo quiero tener un millón de amigos / y así más fuerte poder cantar. / Yo quiero tener un millón de amigos / y así más fuerte poder cantar. / Yo quiero tener un millón de amigos / y así más fuerte poder cantar. / Yo quiero tener un millón de amigos / y así más fuerte poder cantar...

Aunque esta canción que vamos a recordar pertenece a la década de los sesenta, no quería dejarla pasar por alto porque fue una canción muy popular en la voz de Rita Pavone y, en España, por la de la cantante granadina "Gelu", nombre artístico de María de los Ángeles Rodríguez. El título de la canción en italiano era "La partita de pallone", y en nuestro país "El partido de fútbol" (1963), con letra y música de Rossi-Vanello. Seguro que la recuerdan:

Por qué, por qué… / los domingos por el fútbol me abandonas, / no te importa que me quede en casa sola, / no te importa. / Por qué, por qué, / no me llevas al partido alguna vez. / Quizás, quizás, / tú me mientes al decir que vas al fútbol, / es seguro que lo empleas como excusa, / es seguro, / quizás,  quizás, / yo me entere alguna vez de la verdad. / Te seguiré y comprobaré si con otra vas, / no me engañarás, / contigo iré y si no es así, tu verás, / con mamá, mamá, mamá volveré. / Por qué, por qué… / los domingos por el fútbol me abandonas, / no te importa que me quede en casa sola, / no te importa. / Por qué, por qué, / no me llevas al partido alguna vez. / Quizás, quizás, / tú me mientes al decir que vas al fútbol, / es seguro que lo empleas como excusa, / es seguro, / quizás quizás, / yo me entere alguna vez de la verdad. / Te seguiré y comprobaré si con otra vas, / no me engañarás, / contigo iré y si no es así, tu verás, / con mamá, mamá, mamá volveré.

Y por hoy, ya está bien. Mañana, un poquito más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario