viernes, 25 de marzo de 2011

CANCIONES POR NUESTRAS VIDAS: LA DÉCADA PRODIGIOSA (117)



JUANITA REINA
Otro de los pasodobles que se hizo muy famoso en esta década, cantado por la artista sevillana Juanita Reina, fue "Manolo de mis amores", que de seguro todos ustedes recuerdan. La autoría fue de Villena y Marino:

Entre notas de guitarra, / de canción y castañuela, / anda el nombre de un gran mozo / que de boca en boca vuela. / Es valiente con los hombres, / con las damas es gentil, / y prendida de su capa / lleva la gracia chulapa / de los hijos de Madrid. // Manolo mío, / Manolo de mis amores, / tú eres mi vida, / mi dicha y mis dolores. / Manolo mío, / si me falta tu querer, / con honda pena / muy pronto me moriré, / muy pronto moriré. / Manolo mío, / Manolo de mis amores, / sin tu cariño / no quiero ni oro ni flores. / Manolo de mis amores, / Manolo de mi querer, / no sé si de broma o vera, / por amor o pasatiempo, / hoy mi casa rompe el hombre / que robó mi pensamiento. / Un repique de campanas / son sus pasos para mí, / y la noche paso en vela, / como absurdo centinela / cuando no puede venir.

Hasta las jotas llegaron a hacerse muy populares y ser tarareadas en esta década de aluvión de canciones de todos los géneros. Hay una, concretamente, a la que le tengo especial devoción porque todos los años la cantamos mi "hermano" Santi y yo cuando nos tomamos alguna copilla de más el día de nuestro cumpleaños, día de mucho ruido por 1936, ya que nacimos un 18 de julio. Esta hermosa jota, con aires de pasodoble, lleva el título de "No te vayas de Navarra", con letra de Ignacio Román y música de Rafael Jaén. Algunos tratadistas la fechan en 1967. Escrita para los joteros "Hermanos Anoz", la cantaría también Maruja Lozano y la haría muy popular Marifé de Triana:

Era un siete de Julio cuando la ví, / me quemaron sus ojos como el carbón, / y sentí por mis venas un San Fermín / con los siete toritos de la Pasión. / Boina roja en la cabeza, / la camisa y el pantalón como la cal, / y esa estampa de nobleza / que es la misma de Tudela hasta el Roncal. / Al son de la guitarra, la jota Navarra / que me hizo soñar. // No te vayas de Navarra / si no quieres que me muera, /  flamencona. / No te vayas de Pamplona, / no te vayas de Navarra, / que por tí pondré banderas, / si lo manda tu persona, / flor morena, / no te vayas de Navarra. / Nunca más en la vida / la he vuelto a ver, / porque un siete de Julio la conocí / y cayó como el toro como un clavel. / Y en la fiesta Navarra de San Fermín / a mi virgen Macarena / le pedí que me mandara otra pasión, / pero esclavo de la pena / su recuerdo me requema el corazón / y un llanto de amores, / deshoja mil flores / con esta canción. / (Estribillo).

ANTONIO MOLINA
Antonio Molina incluyó en su película "Esa voz es una mina" (1955) una canción, a ritmo de tanguillos, que también se haría popularísima: "Cocinero, cocinero", con letra de Perelló y música del maestro Montorio: 

Cocinero, cocinero / enciende bien la candela / y prepara con esmero / un arroz con habichuelas. / Cocinero, cocinero, / aprovecha la ocasión / que el futuro es muy oscuro, / que el futuro es muy oscuro, / trabajando en el carbón. /  Cocinando me doy una maña / que no hay en España / quien guise mejor / y con gracia preparo al momento / un buen condimento que está superior. / Sin pensarlo de repente / yo me guiso un arroz con fideos / que el señor mas exigente, / que el señor mas exigente / tiene que chuparse los deos. /  Cocinero, cocinero, / enciende bien la candela / y prepara con esmero un arroz con habichuelas. / Cocinero, cocinero, / aprovecha la ocasión / que el futuro es muy oscuro, / que el futuro es muy oscuro / trabajando en el carbón. /  Si guisando se apaga el hornillo / me canto un tanguillo / llevando a torsión / y por arte de birbiloque / sin un palitroque se enciende el fogón / y a ahorrativo no me gana / porque guiso la mar de barato / y me paso la semana / y me paso la semana / con agua y bicarbonato. /  Cocinero, cocinero, / enciende bien la candela / y prepara con esmero / un arroz con habichuelas. / Cocinero, cocinero, / aprovecha la ocasión / que el futuro es muy oscuro, / que el futuro es muy oscuro / trabajando en el carbón.

Y otro tanguillo-rumba que se hizo muy famoso, también surgió por esta época. Se tituló "No se va la paloma", con letra de Ochaita y Valerio y música del maestro Solano. La hizo muy popular la cantante y artista trianera Paquita Rico:

PAQUITA RICO
A una paloma blanca / del campo verde / la zurea un palomo / y eso la pierde. / Pero no, ay, no se va la paloma blanca, / no se va de su nío, no quiere volar, / y si se va, que se vaya / que ya volverá, / porque están sus pichones / a medio criar, a medio criar. / No se va, no se va la paloma, / no se va, / sus pichones tienen el nío /pío, pío, pá, / pío, pío, pá, / ay, no se va la paloma blanca, / ay, no se va.

Eran canciones intrascendentes pero que se quedaban en la memoria colectiva por una u otra causa, normalmente por la repetición de un estribillo pegadizo, como hemos repetido en varias ocasiones. Una de esas canciones, en esta ocasión con clave humorística también logró la gloria del recuerdo por aquellos años. La hicieron famosa "Luisa Linares y Los Galindo" y su título era "¿De tu novio, qué? ¿La recuerdan? La letra era de Rodemar y la música de Aldeny. Decía así:

Mi novio tiene mucha guasa / que es mucho novio mi novio / porque mi novio se raja / cuando le hablo de casorio. / Me pidió a los trece años / y ahora ya soy cuarentona, / y me dicen por el barrio / cuando pasa mi persona: // De tu boda ¿qué? / de mi boda, ná, / pues no dicen qué, / dicen pero ná. / Debes comprender / si esto sigue así / que me voy a quedar / para vestir / santos del altar. / Si le pregunta la gente/ que cuándo será el enlace, / responde muy seriamente/ que aún es joven pa casarse. / Que levamos treinta años / y eso ya acaba en historia, / y me dice al recordarlo: / ¡Ozú, qué buena memoria!

Otra que por su ritmo de "beguine" consiguió ser recordada durante mucho tiempo fue "Espinita" (1955), un sabrosón con letra y música del compositor mexicano Nico Jiménez Jauregui, que hizo muy popular el cantante catalán Juanito Segarra:


NICO JIMÉNEZ
Suave que me estás matando / que estás acabando con mi juventud, / yo quisiera haberte sido infiel / y pagarte con una traición. / Eres como una espinita / que se me ha clavado en mi corazón, / suave que me estás sangrando, / que me estás matando de pasión. / Yo que sufro por mi gusto / este cruel martirio que me da tu amor, / no me importa lo que me hagas / si en tus besos vive toda mi ilusión. / Y que pase lo que pase / este pecho amante es lo más de ti, / aunque yo quisiera no puedo olvidarte / porque siempre vas dentro de mí. / Suave que me estás matando, / que estás acabando con mi juventud, / yo quisiera haberte sido infiel / y pagarte con una traición. / Eres como una espinita / que se me ha clavado en mi corazón, / suave que me estás sangrando, / que me estás matando de pasión.


1 comentario: