domingo, 21 de octubre de 2012

LIBROS CON POESÍA: TODAVÍA


En no pocas ocasiones han salido los libros de Ramón Charlo por estas páginas que están dando un repaso humilde a mi biblioteca doméstica dedicada a la Poesía. Este libro, como casi todos sus volúmenes, está dedicado cariñosamente a mis padres. Mi madre era paisana suya de la localidad sevillana de Constantina, y tanto ella como mi padre tuvieron durante muchos años una profunda y leal amistad. Ramón podía ser el poeta más popular andaluz y, a la vez, su poeta más hondo, sensible y aureolado por su espíritu. Tenía dinero, mucho dinero, y él mismo se publicaba sus obras, adornadas con sus propios dibujos, con un gusto exquisito. Se fue, sin embargo, con la pena, en esta despiadada Sevilla, de que nunca le ofrecieran ser el pregonero de su Semana Santa. De la presente obra, he elegido uno de los poemas que, siendo sencillo, más me ha evocado su personalidad.


BUSCANDO LUZ

Clavado sobre mi tierra,
yo soy lo mismo que un árbol,
que ansioso de luz se empina,
sin desprenderse del barro.
Yo busco... Yo siempre busco,
por el cielo y por el fango.
Ramajes y flores doy
a los anhelos más altos,
pero mientras, mis raíces,
cada vez más voy ahondando
en busca de la luz ciega
que siento venir de abajo...
Que yo también sueño honduras
y quiero subir... bajando...
Encontrar un cielo oculto
de luceros enterrados.


Autor: Ramón Charlo
Edita: El autor
Ciudad: Sevilla-1956
Páginas: 162

No hay comentarios:

Publicar un comentario