domingo, 7 de octubre de 2012

LIBROS CON POESÍA: SURCOS DE AMOR Y DOLOR


Está dedicado a mis padres, que eran grandes amigos de él, pero no lleva ni fecha de dedicatoria ni año de impresión, aunque me imagino que tuvo que ser en la década de los cincuenta. Ramón Charlo era un poeta que cantaba a su manera cuanto sentía, y de una forma genial para su tiempo: una generación totalmente perdida entre la del 27 y los 60. Se quiso denominar generación del 40, aunque no tuvo suerte la denominación. Fueron poetas excelentes que tenían su juventud anclada en la posguerra próxima que les tocó vivir, y su poesía se hizo más folklorista y religiosa que combativa. Como ilustración, he elegido el poema titulado "Siempre".


SIEMPRE...

Somos dos playas...
Playas remotas...
¡Ay... ellas nunca pueden besarse...!
¡Pero las besan las mismas olas...!

Somos dos palmas
en el desierto...
¡Ay... ellas nunca pueden unirse...!
¡Pero las unen los mismos vientos...!

Somos... ¡Ay vida...! No sé qué somos,
ni que hemos sido... ni qué seremos...
¡Pero este SIEMPRE de estar tan juntos...!
¡Pero este SIEMPRE de estar tan lejos...!


Autor: Ramón Charlo
Edita: El autor
Ciudad: Sevilla
Páginas: S/N

3 comentarios:

  1. Tengo el recuerdo de este hombre en mi memoria, su físico, de la amistad que le unía con nuestros padres y también de que en la biblioteca de papá había libros suyos. Muy bonito el poema.

    ResponderEliminar
  2. Todos los libros que publicó Ramón Charlo están en mi biblioteca. Y todos ellos dedicados a papá y mamá. No se te olvide que él era de la misma tierra de mamá: de Constantina. Fue un hombre para escribir una novela sobre él. Ser homosexual en aquellos tiempos era muy arriesgado, tanto que, por serlo, jamás las fuerzas fácticas de Sevilla consintieron en que dieran su Pregón de la Semana Santa, que era su máxima aspiración. Te cuento la historia otro día, porque bien merece la pena...

    ResponderEliminar
  3. Vale y te recuerdo que me vas a enviar por correo electrónico los escritos de papá que tienes escaneados. Como te dije no tengo nada suyo y me hace muchísima ilusión. Un besote.

    ResponderEliminar