martes, 2 de octubre de 2012

"LA PLUMA LOCA" BOLETÍN CAMELONCIO DE INFORMACIÓN GENERAL

LA PLUMA LOCA

BOLETÍN CAMELONCIO DE INFORMACIÓN GENERAL

2 de OCTUBRE DE 2012

Malababa Press.- Los leones del Congreso de los Diputados han denunciado a la prensa que se han declarado en huelga porque desde su colocación en las puertas del palacio, en 1872, no se han atendido sus peticiones laborales como son las de cobrar un sueldo digno, gozar de seguridad social, tener un techado cuando llegan las lluvias de invierno y un equipo de protección individual para cuando se forman algaradas, que es un día sí y el otro también. El Presidente del Congreso les ha indicado que se callen, so pena de declararlos en rebeldía y acusarlos de delito contra la Nación. Ante la insistencia de Daoiz y Velarde, o "Benavides" y "Malospelos", nombres de los leoncios, los agentes de la policía antidisturbios quisieron apresarlos, pero no tuvieron huevos de levantarlos ante el abucheo general del personal congregado en la Carrera de San Jerónimo. En defensa de estos conocidos mamíferos carnívoros de la familia de los félidos, aunque nacidos en bronce en la Maestranza de Artillería de Sevilla en 1865, se han pronunciado las diversas asociaciones en defensa de los animales de todo el mundo, el Consejo Superior de Tanzania, los leones de San Mamés (léase Atlético de Bilbao), los almacenes "Los Leones de Triana", el león de la Metro Goldwyn Mayer; Rodolfo, el león afeminadillo de la ventrilocua Mari Carmen, y la cadena de Mantequerías la Leonesa. Al Presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada Moreno, que se había dejado el micrófono abierto -lo que está sucediendo en muchas ocasiones-, se le oyó decir: "Estoy hasta los cojones de estos malditos leones", aunque negó haber pronunciado ese pareado a pesar de que lo hayan difundido todos les medios de comunicación de la izquierda.



El señor José Bono, es ex de tantas cosas, está liado estos días con la presentación de su libro "Les voy a contar", aunque cuenta menos de lo que sabe y calla más de lo que debe. Toda España está pendiente de que cuente lo principal: con cuánto dinero entró en la Política y con cuánto ha salido. Lo demás son los cuentos de la tía Matilde. ¿Se atreverá en un segundo tomo? Si puede decirlo, hombre, si en este país no le va a pasar nada. Tiene que tener tela de pasta porque ha renunciado a la indemnización de 170.000 euros que le correspondía por haber presidido el Congreso.

 ¿Adónde hay que echar el currículum para coger el puesto?





En rueda de prensa, el dirigente de la oposición, señor Rubalcaba, ha tenido otra incontinencia verbal al decir que "España va a la deriva", y después, tan pancho, se ha comido seis ensaimadas mojadas en dos cafés con leche. Tras despacharse a gusto, su equipo técnico ha buscado a la cantaora Remedios Amaya para que le ponga voz a esta frase genial de tan singular político. ¿Ya no se acuerda de cuando la barca la manejaba él?



HUMOR


8 comentarios:

  1. Tanto "pluma" como "loca" son términos que aluden a la homosexualidad.

    ¿Casualidad?

    ResponderEliminar
  2. No he pensado en eso en absoluto, evidentemente. El nombre lo he tomado de un antiguo programa radiofónico de los años cincuenta del pasado siglo.

    Creo que en aquel tiempo no existía esa expresión que puede resultar ambivalente.

    ResponderEliminar
  3. Tiene usted razón, seguramente en los años cincuenta no se usaban esas expresiones.

    Aunque anterior a los años cincuenta, me vienen a la mente unos versos del insigne García Lorca ("pluma" ilustre), en su poema "Oda a Walt Whitman" (otra "pluma" ilustre):

    Contra vosotros siempre, que dais a los muchachos
    gotas de sucia muerte con amargo veneno.
    Contra vosotros siempre,
    Faeries de Norteamérica,
    Pájaros de la Habana,
    Jotos de Méjico,
    Sarasas de Cádiz,
    Ápios de Sevilla,
    Cancos de Madrid,
    Floras de Alicante,
    Adelaidas de Portugal.

    ¡Maricas de todo el mundo, asesinos de palomas!
    Esclavos de la mujer, perras de sus tocadores,
    abiertos en las plazas con fiebre de abanico
    o emboscadas en yertos paisajes de cicuta.

    Hasta aquí los versos de García Loca, perdón, Lorca. Por cierto, ¿alguien había escuchado alguna vez eso de "Apios de Sevilla"?

    ResponderEliminar
  4. Excepto en el tema lorquiano, yo jamás he escuchado en Sevilla llamar "Apio" a los homosexuales de Sevilla, y ya tengo mi edad. La expresión que siempre escuché fue la de "mariquita" y también "sarasa", como en Cádiz, así como "maricón". Es más, si usted pregunta a cualquier sevillano qué es "apio", si verdura o pescado, probablemente no sepan contestarle.
    Abierto está el tema por si alguno de los lectores tiene más información que le pueda ayudar.

    ResponderEliminar
  5. Dicen que el apio aumenta el "apetito sexual", es un buen diurético y muy beneficioso para el sistema cardiovascular. Teniendo en cuenta que soy hipertenso, desde que me enteré no he dejado de tomarlo y os aseguró que el resultado es bueno.
    El termino de apio para referirse a los homosexuales nunca lo había escuchado, salvo en el poema de Lorca, aunque una de las acepciones que da la RAE es la de hombre afeminado.

    ResponderEliminar
  6. Pues ya sabemos algo más a través de José Luis.
    Yo, tal como dije, jamás a lo largo de 63 años, lo he escuchado en Sevilla. Me lo apunto.
    Es más, me acuerdo que la célebre "La Esmeralda", cuando alguien la llamaba "gay" se envalentonaba y decía: -¡A mí, de "gay" nada, yo soy "maricón", con acento en la "ón", que suena a bomba!

    ResponderEliminar
  7. Y ya que estamos, ¿qué significa "cameloncio"?

    ResponderEliminar
  8. Estimado amigo: mi padre utilizaba mucho este vocablo para querer decir una verdad falseada, pero que tenía toda la intención de ser verdad. Puede utilizarse como "ironía", digo lo que tú pero arropándolo de cierta guasa, como en el "boletín" de hoy con el asunto de las "pensiones".
    Se emplea también el llamado lenguaje "macarrónico", que es muy parecido. Hablo lo que tú, pero de diferente manera. Ignoro quiénes inventaron estas palabras, pero tiene su gracia. Aunque no se denominase así, este lenguaje ya se utilizaba con mucha frecuencia en nuestro recordado Siglo de Oro de la Literatura. En Quevedo y Góngora tenemos nuestros máximos representantes del "cameloncio" y el "macarrónico", también en Lope y Cervantes.

    ResponderEliminar