martes, 12 de junio de 2012

DELICIAS DEL EROTISMO: EMILIO JIMÉNEZ DÍAZ


LA ASPIRANTE

Siempre la vi tan vestidita y casta,
con los ojos bajados, débil brillo
en su rostro encerado de tomillo,
y en sus manos misal de gruesa pasta,

que nunca, nunca me sentí entusiasta
-cuando oficiaba yo de monaguillo
del cura del convento, padre Artillo-
de esta aspirante a monja que hoy me gasta.

Mas salió de clausura y fue en mi busca
y ya se descubrió: Venus Augusta,
más hermosa que el sol de la mañana,

gloriosos pechos, cual perfecta duna...
Tanta hambre pasó que ya no ayuna
porque entero me come en una cama.

2 comentarios:

  1. Hoy escuchaba en la radio un señor que había tenido un 'escarceo' con una novicia y comentaba algo sobre 'lis pechos de monja' nunca oí hablar de ellos, tal vez por mi condición de mujer heterosexual ( que palabra mas fea esta)
    El señor decía que al saborear aquellos pechos volvía a su memoria el sabor de los dulces y tiernos panecillos de leche con azúcar que tomaba de pequeño.

    En fin que la novicia, que finalmente termino basándose con otro y dándole calabazas a este y a dios le había dejado marcado.

    Despues vi esta entrada en el blog, coincidencias, y no quise dejar de comentar el testimonio de este señor que relatado por el era toda una enternecedora vivencia suma y dulcemente erótica.

    ResponderEliminar
  2. Afortunadamente, existe una gran literatura erótica desde el inicio de los tiempos, a la que las mentes perversas critican desde la hipocresía. La llamada "derechona" siempre ha sido la más aberrante en estos temas del sexo, aunque después de daban golpes de pechos e iban a misa diaria acompañada de sus hijos, muchos de ellos hijos de p...

    ¿Álguien que no estuviese mal del "coco" estaría en contra del favor de la Naturaleza?

    Siempre he querido defenderme de mojigatos, normalmente los más depravados de una historia hermosa a la que critican con la boca chica.

    Lo de las novicias y frailes es un tema recurrente, sumamente erótico y sugestivo. Cuando vengas un día a casa te vas a llevar unos libros sobre el tema de Manuel Barrios. ¡Verdaderas joyas!

    ResponderEliminar