martes, 13 de septiembre de 2011

TRIANA EN LABIOS DE LA COPLA (102)

SEÑORA SANTA ANA Y VELÁ


LA VELÁ DE SANTANA

Sevilla encierra en su emporio
dos sorprendentes alhajas:
El río Guadalquivir
y el arrabal de Triana,
que en sus orillas de ensueño
celebra, con arte y gracia,
una fiesta incomparable
que es la Velá de Santana...
La alegría va a raudales
entre el bullicio que pasa;
corre el vino de la tierra
al son de cante de fragüa...
Sevilla se asoma airosa
al balcón de su Giralda
por ver la calle del Betis
mezcla de luz y de magia...
Y cuando llega la noche
-filo de la madrugada-,
se escuchan los cantes jondos:
soleares y livianas...
mientras que los guitarristas
trenzan cañís filigranas
que hablan en las falsetas
del duende de la guitarra...
y ya Triana se duerme...
¡Todo lo cubre la calma!
Tan sólo el Guadalquivir
-iluminadas sus aguas-
sigue cantando al amor
entre sus ondas de plata...

Daniel Pineda Novo

***


TRIANA EN FIESTAS

Velaíta flamenca de Santa Ana
entre jarcias y luces marineras;
con flores, gallardetes y banderas
la veija calle Betis se engalana.

La magia de un cantar, salsa gitana,
que brota por conjuro en sus aceras...
bailaoras..., toreros..., buñoleras...
¡Qué linda y qué bonita está Triana!

En la noche estival, noche andaluza,
la flecha de un cohete el cielo cruza
abriéndose en florón de maravilla:

Un reguero de luz que bebe el río...
Rasguean las guitarras y el gentío
se emborracha de cante y manzanilla.

Miguel García Posadas

***


989
A ti la primer campana
que estrene una torre en vela;
a ti el barro que ya anhela
ser cerámica en Triana.
Porque eres madre y abuela.

990
A ti, Señora Santa Ana,
porque eres madre y abuela,
la catedral más temprana,
la primera torre en vela
y la primera campana.
A ti por madre y abuela.
A ti por siempre en Triana.

991
A ti, Señora Santa Ana,
porque eres madre y abuela
la catedral más temprana
que se erija aquí en Triana.
María que no se cela
ya la tendrá sevillana.

992
A un niño yo vi llorando
en la Velá de Santa Ana
que se perdió de su madre
viendo los dos la cucaña.
Al niño la han recogío
buenas gentes de Triana.
¡Viva mi barrio, mi barrio,
que es el barrio de mi alma!

993
A Ella le gusta la gracia
de lo moreno.
Su corazón lo han hecho
muy trianero.
Y es que Sant'Ana
si mira a un gitanito
se hace gitana.

994
Abuelita de Cristo,
Señá Sant'Ana,
a tus plantas acude
toda Triana.
¡Cómo consuela
contemplar la más santa
de las abuelas!

995
Alcalde de Sevilla
ven a Triana
y bailará en sus fiestas
Señá Sant'Ana.
Y de alegría
te hará su Presidente
pa toa la vía.


989.- Ramón Cué. "Cómo sonríe Sevilla". Rodríguez Castillejo, editor. Sevilla, 1989.
990.- Mismo autor y referencias.
991.- Mismo autor y referencias.
992.- F. Alonso Prnía/ Placios Ortega/ Pedro López. Grabada por "Triana 5". Zafiro (ZLF-801-C). 1977.
993.- Emilio Jiménez Díaz.
994.- Ramón Jiménez Tenor.
995.- Sin referencias de autor. Revista Triana. Especial Velá 1983. Alude a Manuel del Valle Arévalo, alcalde de Sevilla por aquellas fechas.

5 comentarios:

  1. La letra es de las que Santiago Martínez, director oficial de la revista "Triana", le endosaba a los mandantes para que no decayera la ayuda a su publicación (salía de la imprenta municipal); solía dedicarles estas letrillas para tenerlos contento.
    Pero a Manuel del Valle no lo hacía bailar ni Santa Ana ni todos los santos milagrosos confabulados. Con decir que durante la sevillana que por costumbre toca la Banda en el Altozano después del alumbrado, se colocaba con los brazos a la espalda para que no le hicieran siquiera tocar las palmas; no he visto un alcalde de Sevilla más esaborío...

    ResponderEliminar
  2. ... naturalmente, me refiero a la última letra.

    ResponderEliminar
  3. Ni más buen alcalde. Lo conocí bastante, y ante él no tengo menos que quitarme el sombrero,

    ResponderEliminar
  4. Buen alcalde para Sevilla, pero que incómodo se sentía en Triana; en ocho años vino ocho veces, sólo para darle al botoncito del alumbrado de la Velá. Quitó a Paco Arcas para colocar en su lugar a nuestro "amigo" Floranes". Está en la historia de Triana...

    ResponderEliminar
  5. Puede que se sintiera incómodo en Triana. Era un hombre muy serio que huía de muchas fiestas y saraos, pero yo lo aprecio porque me demostró ser un gestor eficiente. Lo de Floranes no tiene nombre, también se la lió a él mismo con su célebre borrachera en los propios despachos del ayuntamiento. Eso está en la historia de Sevilla.

    ResponderEliminar