lunes, 12 de septiembre de 2011

PÁRESE, POR FAVOR, A PENSAR (32)


Es terrible esta imagen que hoy nos ofrece Holgado. De nuevo, el tema diario de la soledad, del abandono, del prototipo de esa historia que casi anteayer era una anécdota y hoy, en época de una crisis que han propiciado los devoradores "trust" económicos, es una constante, no sólo de nuestras calles, sino de todas las calles de las ciudades del mundo. En el bajo cubierto del antiguo Mercado de Entradores de Sevilla, rebautizado desde hace años como de El Arenal, casi habita este hombre desvalido que mira a la cámara con los ojos entrecerrados o entreabiertos, según se quiera mirar. No pide nada, si acaso la muerte, para que le aleje de una puñetera vez de este mundo que le fue contrario. En el periódico caído en el suelo -que para nada ha puesto en él José Manuel-, un titular reza: "Abonado al sufrimiento". Claro, no se refiere a este hombre, sino a la droga que desde antes de la República, pasando por Franco y repartida a manos llena por nuestros gobernantes de hoy, nos ofrecen de lunes a lunes, para que olvidemos gran parte de todas nuestras tristezas: el fútbol, la liga de las estrellas, la nueva empresa de convertir en multimillonarios a quien sea capaz, o no, de meter un balón entre unos postes.

Pero el titular tiene un punto si se lo colocamos a esta imagen singular: Abonado al sufrimiento que me ha ofrecido una sociedad injusta. Abonado al sufrimiento del abandono, de la pobreza, del hambre y la miseria en tiempos de tantas modernidades. Abonado al sufrimiento, despreciado por casi todos, olvidado de esas nuevas consejerías que se inventan los políticos para vivir como nuevos dioses...

Lleva los calcetines al aire en su pie izquierdo, mientras el derecho aparece calzado. Una muleta la tiene distraída hacia su hombro, mientras que la otra parece, desde la bragueta, que le sirve como jabalcón o contrafuerte para que su débil cuerpo no dé en tierra. Me anota el retratero de este infierno, que un frutero del mercado lo alivia de vez en cuando ofrecíéndole una pieza sabrosa. ¿Por qué la sociedad ha creado a tantos desheredados en este mundo...? ¿Por qué casi siempre miramos para otro lado?... 

Fotografía: José Manuel Holgado Brenes
Texto: Emilio Jiménez Díaz

6 comentarios:

  1. José Manuel Holgado Brenes12 de septiembre de 2011, 19:06

    ... Y Holgado desea hacer constar que, como ya deben saber nuestros incansables seguidores, jamás en mi fotografía documental incluyo elemento alguno o realizo retoques más que rectificar un encuadre, enderezarla o convertirla en blanco y negro para que el mensaje que pretendo llegue más directamente. Yo no "busco" las fotos, las "encuentro".

    ResponderEliminar
  2. De lo cual he dado fe como notario de tus imágenes. El titular de la prensa, que cualquiera puede ver con nitidez aumentando la imagen, es que tiene guasa:"ABONADO AL SUFRIMIENTO". Sólo la sensibilidad demostrada de José Manuel, es capaz de captar estas instantáneas.

    ResponderEliminar
  3. Ya avisé, ante las primeras fotos de José Manuel, de que lo mejor estaría por llegar, pues me precio de conocer su obra.
    Ahora advierto que algo le faltaba...
    Enhorabuena a los dos.

    ResponderEliminar
  4. Paradojas... la sociedad no tiene todavía soluciones para estas personas. Creo conocerle, vivía con sus padres y su hermana en las tres mil, en los verdes, recuerdo que el padre y la hermana subsistian vendiendo papeletas por la calle, él empezó a tontear con los porritos... la cojera sí la tuvo siempre. A perro flaco...
    Saludos Emilio. El "anónimo" José Luis Tirado Fernández.

    ResponderEliminar
  5. José Manuel Holgado Brenes12 de septiembre de 2011, 23:33

    Queridos míos, cuánto os agradezco todos vuestros comentarios, pero siempre pienso lo mismo: me sobrevaloráis. Probad un día a salir a la calle con una cámara, aunque sea la del movil. En mi caso es también oficio, son 56 años tras un visor... y aún sigo aprendiendo, en los periódicos, en las revistas, en la tele, mirar todo el mundo con ojos fotográficos.
    Gratitud múltiple de corazón.

    ResponderEliminar