martes, 12 de abril de 2011

CANCIONES POR NUESTRAS VIDAS: LA ÉPOCA DEL ALUVIÓN (135)

MIGUEL RÍOS
Una canción que cuajó rápidamente en España y que saltó a la fama internacionalmente fue la que nos trajo el rockero granadino Miguel Ríos con el título "Vuelvo a Granada" (1968), hermoso homenaje a la ciudad que lo vio nacer:

Vuelvo a Granada, / vuelvo a mi hogar. / El tren va muy despacio, / hay mucho tiempo para llegar, / la gente duerme en el vagón / mientras por las ventanas / muy débilmente se cuela el sol. / Vuelvo a Granada, / vuelvo a Granada, / vuelvo a mi hogar, / entre mi gente encontraré la felicidad. / Casi dormido puedo mirar / las cosas que a lo lejos / ya para siempre me retendrán. / Vuelvo a Granada, / vuelvo a Granada, / vuelvo a mi hogar. / Entre mi gente encontraré la felicidad. / Vuelvo a Granada, / que vuelvo a Granada, / que vuelvo a mi hogar. / Entre mi gente encontraré la felicidad.

Fue en el mismo año cuando la joven Karina nos trajo una canción del que fuera su novio y miembro de Los Pekeniques, Tony Luz. La canción, que consiguió mucho éxito, se titulaba "El baúl de los recuerdos" (1968), y decía así:

Qué poco significan las palabras, / uuuh, / Si cuando sopla el viento se las lleva tras él, / y quedan solamente los recuerdos, / uuuh, / promesas que volaron y no pueden volver. / Vive siempre con ilusión / si cada día tiene diferente color, / porque todo llega a su fin, / después de un dia triste nace otro feliz. / Buscando en el baúl de los recuerdos, / uuuh, / cualquier tiempo pasado nos parece mejor, / volver la vista atrás es bueno a veces, /uuuh, / mirar hacia delante es vivir sin temor. / Los recuerdos son el pasado / cuando queda tanto por andar, / uuuuuh. / Buscando en el baúl de los recuerdos, / uuuh, / cualquier tiempo pasado nos parece mejor. / Volver la vista atrás es bueno a veces, / uuuh, / mirar hacia adelante es vivir sin temor. / Si cada día tiene diferente color, / Después de un día triste nace otro mejor...
Un grupo catalán, formado por tres hermanos y un primo, con lo cual todo quedaba en familia, y llamado "Los 4 de la Torre", logró incorporar a la memoria colectiva un tema que todos ustedes van a recordar rápidamente, y  precisamente por la letra hartamente repetitiva pero muy pegadiza. Me refiero a "Mamita" (1965), con letra y música de Navarro y Muñeca:

Mamita, / si pregunta por mí / dile que no estoy. / Tú sabes que hasta ayer / he vivido enamorado, / mas hoy he comprendido / que yo estaba equivocado. / Ya un niño no soy, / sé muy bien adonde estoy. / No quiero despertarme mañana / llorando por la culpa de mi error. / Mamita, / si pregunta por mí / dile que no estoy. / La, la, la, la... / Mamita, / si pregunta por mí / dile que no estoy. / Tú sabes que hasta ayer / he vivido enamorado, / mas hoy he comprendido / que yo estaba equivocado. / Ya un niño no soy, / sé muy bien adonde estoy. / No quiero despertarme mañana /  llorando por la culpa de mi error. / Mamita, / si pregunta por mí / dile que no estoy. / Dile que no estoy, / dile que no estoy, / dile que no estoy.


MERCEDES SOSA
Quizás la canción sentimental más significativa de esta década, y fiablemente la más versionada, fue "Alfonsina y el mar" (1969), cantada por primera vez por la argentina Mercedes Sosa. La letra y música pertenecen a los también argentinos Félix Luna y Ariel Ramírez, inspirándose en el suicidio de la escritora y poetisa argentina Alfonsina Storni, de la que dicen algunos testigos que se adentró en el mar, suavemente, el año 1938. La canción, hermosa por su contenido de tristeza, ha sido versionada, entre otros, por el tenor Alfredo Kraus, Andrés Calamaro, Antonio Machín, José Carreras, Los Panchos, Plácido Domingo, Lucho Gatica, Paloma San Basilio, Shakira y Pasión Vega. La copla canta así:


Por la blanda arena / que lame el mar / su pequeña huella / no vuelve más, / un sendero solo / de pena y silencio llegó / hasta el agua profunda. / Un sendero solo / de penas mudas llegó / hasta la espuma. / Sabe Dios qué angustia / te acompañó, / qué dolores viejos / calló tu voz / para recostarte / arrullada en el canto / de las caracolas marinas. / La canción que canta, / en el fondo oscuro del mar, / la caracola. / Te vas Alfonsina / con tu soledad. / ¿Qué poemas nuevos / fuíste a buscar? / Una voz antigua / de viento y de sal / te requiebra el alma / y la está llevando. / Y te vas hacia allá / como en sueños, / dormida, Alfonsina, / vestida de mar. / Cinco sirenitas / te llevarán / por caminos de algas / y de coral, / y fosforescentes / caballos marinos harán / una ronda a tu lado. / Y los habitantes / del agua van a jugar / pronto a tu lado. / Bájame la lámpara / un poco más, / déjame que duerma, / nodriza, en paz. / Y si llama él / no le digas que estoy, / dile que Alfonsina no vuelve. / Y si llama él / no le digas nunca que estoy, / di que me he ido. / Te vas Alfonsina / con tu soledad. / ¿Qué poemas nuevos / Fuiste a buscar? / Una voz antigua / de viento y de sal / te requiebra el alma, / y la está llevando, / y te vas hacia allá / como en sueños, / dormida, Alfonsina, / vestida de mar.


¡Hermosísima, sublime canción la de "Alfonsina y el mar"!


Han sido varios días, querido amigos, los que hemos empleado en recordar algunas de las canciones más recordadas de esta década que nos lleva de 1960 a 1970. Década en la que, como hemos podido ver, se mezclaron todos los estilos y todas las voces, y en la que contemplamos cómo paulatinamente ha ido desapareciendo lentamente la canción española tradicional para dejar paso a los nuevos ritmos y a las nuevas palabras. Muchas se han quedado durmiendo en nuestro archivo, porque sería totalmente imposible en este trabajo breve significar a todas. Probablemente, las que hemos puesto como ejemplo no sean las mejores, mea culpa, pero sí les puedo asegurar de que han sido de las más pegadizas que hemos ido rescatando de un total de 3.560 composiciones.


A partir de mañana, otra nueva década se nos abrirá ante nosotros. ¿Me acompañan?

No hay comentarios:

Publicar un comentario